Escúchenos en línea

Fracasa juego cazainmigrantes en California

Diario La Opinión, de Los Angeles. Desde Davis, California. | 4 de Mayo de 2007 a las 00:00
El juego denominado La Inmigración Indocumentada, Captura la Bandera, puesto en marcha por estudiantes republicanos en varias universidades del país, y considerado racista y discriminatorio, llegó a California. El pasado martes 1 de mayo, entre 12 y 15 miembros del grupo Republicanos Universitarios de Davis intentaron ponerlo en marcha en el campus de la Universidad de California en esta ciudad, pero tuvieron que dar marcha atrás cuando funcionarios del campus de Davis se negaron a aceptarlo. Los promotores del juego invitaron a participar a través del portal Facebook, de uso exclusivo de los estudiantes universitarios. En la invitación decían: "Estaremos jugando Capturando la Bandera con dos equipos: El INS [sic] y los Inmigrantes Indocumentados. El truco es que el INS tendrá sus manos atadas detrás de la espalda, y el equipo de los Inmigrantes Indocumentados superará ampliamente al equipo del INS y, cada 10 minutos, a los indocumentados se les otorgará amnistía y se les dejará libres". Un grupo de estudiantes agrupados en la organización MEChA y activistas pro inmigrantes realizaron una ruidosa contraprotesta, para impedir el juego. Christal West, del grupo MEChA de la Universidad de California en Davis, dijo que es irónico que los estudiantes republicanos hayan escogido el 1 de mayo para realizar su juego. "MEChA y muchas otras organizaciones de estudiantes sienten que ese juego es una parodia horrible de todo lo que los inmigrantes han hecho por este país", dijo West. Los estudiantes republicanos, destacó, piensan que es chistoso lo que están haciendo, pero es totalmente inaceptable. Lisa Lapin, vicerrectora asistente de Comunicaciones de la Universidad de California en Davis, afirmó que las autoridades se sienten extremadamente decepcionadas de los estudiantes que intentaron practicar el juego. Y, sobre todo, porque no entienden que es irrespetuoso y que lastima. Agregó que: "El juego es una violación a los principios de la universidad y, por lo tanto, se les pidió a los estudiantes no practicarlo". "Respetamos el derecho a la libre expresión [pero], los principios de la universidad indican que ninguna actividad debe ofender ni dañar a otros". Ryan Clumpner, director ejecutivo del grupo de Estudiantes Republicanos de Davis, aseguró que nunca fue su intención ofender a nadie. Explicó que es una sátira a la política de inmigración que ha fallado en el país. "Nuestra intención no era hacer algo chistoso, sino llamar la atención sobre el problema, así como al diálogo sobre la inmigración indocumentada y leyes más duras. En ese sentido, tuvimos éxito porque ahora todos estamos discutiendo sobre el tema", indicó. En abril pasado, otro intento por realizar el polémico juego en la Universidad de Iowa fue suspendido en medio de protestas. En febrero ocurrió lo mismo en la Universidad de Nueva York, donde se ofrecían hasta premios en efectivo para quien capturara dentro del campus al estudiante que vistiera una camiseta con la etiqueta "indocumentado". Según West, del grupo MEChA, fue en la universidad de Austin, Texas, donde se inició el polémico juego.

Descarga la aplicación

en google play en google play