Escúchenos en línea

Activistas latinos preocupados por brutal represión en Los Angeles

LaVoz.com. Desde Los Angeles. | 4 de Mayo de 2007 a las 00:00
Algunos activistas opinan que la violencia desatada durante las marchas de esta semana por los derechos de los inmigrantes ayudará a su causa, al darle un sentido de urgencia a la necesidad de conseguir una reforma de las leyes migratorias. Sin embargo, otros aseguran que sólo servirá para empañar el movimiento y para disuadir a la gente de participar de futuras concentraciones. "Este tipo de situaciones, si se interpretan de manera adecuada, pueden ser un gran catalizador para que la gente continúe en la lucha", dijo Armando Navarro, coordinador de la Alianza Nacional por los Derechos Humanos, una agrupación de organizaciones hispanas en el sur de California. La agrupación sostendrá varios encuentros la próxima semana para analizar cómo responder a los hechos del martes, Navarro. Jorge Mario Cabrera, uno de los organizadores de la marcha en el Parque MacArthur, dijo que mucha gente aún no se repone de los sucesos. "Ahora estamos viviendo unos días dolorosos y necesitamos superarlos", dijo Cabrera, un dirigente de Carecen, un grupo pro-derechos de los hispanos en Los Angeles. "Estamos muy preocupados por la posibilidad de que este incidente callará muchas de las voces que apenas comenzaban a hacerse escuchar". La violencia estalló cuando la policía trató de dispersar a manifestantes que habían empezado a invadir la calle. Algunos manifestantes se tornaron violentos, lanzando piedras y botellas a la policía que intentaba empujar a la multitud a la acera. Videos de ese día muestran a policías pegándole con palos a algunas personas, incluyendo periodistas y mujeres, y disparando balas de goma hacia la multitud a pesar de la presencia de niños. Las imágenes muestran también a la policía tumbando a un camarógrafo de televisión y empujando a manifestantes que trataban de obedecer. Alguna gente mostró sus heridas ante las cámaras; un hombre hispano exhibió moretones ensangrentados en su abdomen y espalda. El uso de la fuerza fue criticado tanto por políticos como por medios de comunicación y grupos de derechos humanos. El comandante de la policía de Los Angeles, William J. Bratton, ha ordenado una investigación, y ha expresado su disposición a reunirse con funcionarios del FBI para evaluar la posibilidad de iniciar una averiguación federal a fin de descartar las denuncias de que la policía se ensañó con los inmigrantes. Octavio Pescador, un profesor de historia chicana en la Universidad de California en Los Angeles, vaticinó que la violencia alterará el debate sobre la reforma migratoria. "Los grupos proinmigrantes dirán, 'Sólo vinimos a trabajar y mira cómo nos tratan', mientras que los grupos antiinmigración ilegal también lo aprovecharán y afirmarán que fue la policía la que fue provocada", dijo Pescador.

Descarga la aplicación

en google play en google play