Escúchenos en línea

Inaceptable violencia contra marcha, admite alcalde de Los Angeles

LaVoz.com. Desde Los Angeles, California. | 5 de Mayo de 2007 a las 00:00
El alcalde de Los Angeles Antonio Villaraigosa se expresó la noche del viernes afligido por la violencia que estalló durante las manifestaciones proinmigrantes en la ciudad el pasado 1 de mayo, en que policías cargaron contra la multitud con palos y balas de goma. "Como cualquier angeleño, quedé profunda y personalmente afligido por los sucesos del 1 de mayo", dijo el alcalde, quien acortó una gira por México y El Salvador para atender las secuelas del incidente. "Esas imágenes me revolvieron el estómago", dijo a reporteros en alusión a los videos transmitidos por las televisoras donde se ve a los policías utilizando la fuerza para dispersar a los manifestantes. "Como he dicho antes, todo estadounidense tiene derecho a un proceso judicial justo, pero no se necesita una investigación extensa y detallada para saber la verdad: Lo que ocurrió el 1 de mayo estuvo mal". A raíz de los sucesos se han lanzado unas cuatro investigaciones, incluso una del FBI. Nadie resultó lastimado de gravedad, pero las imágenes de policías blandiendo porras y derribando a la gente han sido transmitidas una y otra vez por los canales de televisión, aumentando la presión sobre el alcalde para que regrese. El fiscal de Los Angeles Rocky Delgadillo anunció el viernes que uno de los manifestantes ya fue declarado culpable de haberle lanzado botellas a un vehículo. Patti Ballaz, una camarógrafa del canal de televisión KTTV, presentó una demanda exigiendo compensación a la municipalidad y al departamento de policía por daños y perjuicios. Sus abogados dijeron que los derechos civiles de Ballaz fueron violados, pero no quedó claro qué daños sufrió ella. No hubo un conteo oficial de cuántos periodistas fueron golpeados por la policía. Varios grupos de periodistas anunciaron reuniones para los próximos días con el fin de decidir qué medidas tomar. Legisladores estatales, activistas y otros involucrados se reunieron el viernes para denunciar la conducta de la policía. "No hay excusa que valga, no bastará con pedir perdón", dijo el presidente de la Asamblea Legislativa del estado, Fabian Núñez. "Decir que estamos enfurecidos es poco. Exigimos que los responsables en los más altos niveles del Departamento de Policía de Los Angeles paguen las consecuencias". El comandante de la policía William Bratton ha expresado su "grave consternación" por lo sucedido y ha prometido una investigación exhaustiva. Ha indicado que los policías usaron la fuerza sólo contra unos 50 ó 100 "agitadores" que lanzaron objetos contra los agentes. En conferencia de prensa, afirmó que se sentía "avergonzado ante este departamento y avergonzado ante la ciudad a la que servimos".

Descarga la aplicación

en google play en google play