Escúchenos en línea

Latinos llegan hasta la Casa Blanca a quejarse

Agencia EFE. Desde Washington. | 7 de Mayo de 2007 a las 00:00
Más de cien organizaciones latinas de Estados Unidos se quejaron este lunes ante la Casa Blanca por las redadas contra los indocumentados y que, aseguraron, han creado una "crisis humanitaria" en la comunidad inmigrante. La carta, enviada al presidente de EE. UU., George W. Bush, tuvo el propósito de expresar la "indignación" y "preocupación" por el efecto que han tenido las redadas en la comunidad latinoamericana en los últimos meses, en particular entre los menores de edad. Los grupos también pidieron que el Congreso apruebe una reforma migratoria que responda a la realidad del mercado laboral en EE. UU. Se calcula que aproximadamente 3,1 millones de niños nacidos en EEUU tienen al menos un padre indocumentado, mientras que otros 1,8 millones de menores de edad viven en este país "sin papeles". Las organizaciones de base pidieron en la misiva que el Gobierno de Washington tome en cuenta el impacto negativo de las redadas a la hora de separar a los niños nacidos en EEUU de sus padres extranjeros. "Las redadas en los centros de trabajo tienen un impacto a largo plazo, no sólo en la economía local, sino también en los niños que son separados de sus padres", indicó la misiva divulgada este lunes. Agregó que aunque en muchos casos las autoridades de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) dejan en libertad a padres solteros para que puedan cuidar de sus hijos, "hay muchos que son trasladados a instalaciones lejos de sus hogares", donde permanecen incomunicados con sus familias. Después de una redada, tanto las iglesias como las escuelas y agencias de servicio social se ven en la urgencia de determinar el paradero de los padres y de atender todas las necesidades de los menores de edad que quedan prácticamente abandonados, señalaron los activistas en la carta. La misiva mencionó en particular la crisis familiar generada a raíz de una redada reciente de agentes federales en New Bedford (Massachusetts), en la que una bebé deshidratada tuvo que ser hospitalizada porque su madre fue detenida y no pudo alimentarla. "Nuestros niños merecen algo mejor y depende de la Administración y del Congreso de EE. UU. que elabore una política migratoria que no produzca la separación de padres e hijos", urgieron las organizaciones en la carta. Entre los más de cien firmantes de la misiva figuran grupos de todo el país como el Consejo Nacional de La Raza, Casa Maryland, Emigrantes sin Fronteras, la Corporación para el Desarrollo Latinoamericano y la Cámara de Comercio Hispana de Minesota. El Senado de EEUU tiene previsto comenzar el debate sobre la reforma migratoria el próximo 14 de mayo.

Descarga la aplicación

en google play en google play