Escúchenos en línea

Brasil busca atraer mano de obra calificada del exterior

Río de Janeiro. Agencias. | 16 de Enero de 2013 a las 17:31

El gobierno de la presidenta Dilma Rousseff apuesta a convertir a Brasil en una nación abierta a los trabajadores extranjeros y buscará superar a países como Australia, Canadá y Estados Unidos a la hora de atraer inmigrantes calificados. Con ese objetivo, propondrá una serie de medidas, expresó un alto funcionario al diario Folha de Sao Paulo

"Queremos transformar a Brasil en uno de los países más modernos y ágiles en la atracción de inmigrantes, y para ser más atractivos que Canadá, Australia y Estados Unidos necesitamos abrir mucho nuestro mercado", sostuvo hace pocos días Ricardo Paes de Barros, secretario de Acciones Estratégicas de la Secretaría de Asuntos Estratégicos de la Presidencia (SAE).

Como ejemplo de los obstáculos para la llegada a Brasil de inmigrantes calificados, el funcionario mencionó que actualmente los cónyuges o los hijos de un extranjero que trabaja en ese país no pueden buscar empleo libremente.

Precisó que "eso perjudica la movilidad de ese profesional extranjero". Por tal razón, una de los planteamientos que están en estudio es la de poner fin a la exigencia de un contrato de trabajo para conceder la visa a un profesional extranjero altamente calificado.

Otro aspecto que se analiza es permitir que estudiantes de universidades reconocidas en el exterior realicen pasantías en empresas brasileñas, lo que puede derivar luego en un contrato de trabajo efectivo.

De la misma forma, está previsto flexibilizar las exigencias para los extranjeros que cambian de empleo o de cargo en Brasil.

Actualmente, explicó Paes, si un inmigrante fuese contratado por la filial de una empresa en Río de Janeiro, por ejemplo, debería volver a realizar todos los trámites si fuera ascendido en el cargo o transferido a otro estado. Todas estas trabas al trabajo de extranjeros "afectan la competitividad" del país, interpretó Paes.

Agregó que muchas empresas de Brasil ni siquiera intentan contratar empleados extranjeros debido a la complejidad del proceso, aunque no encuentren en Brasil un trabajador con el nivel de calificación que buscan.

Un estudio de la asociación Brasil Investimentos & Negocios (BRAiN) para la SAE señala que el proceso de obtención de una visa de trabajo para extranjeros en Brasil es uno de los más burocráticos y largos del mundo.

Según el informe, Brasil exige hasta 19 documentos al inmigrante que busca una visa de trabajo. Y estima que habría que bajarlo a diez, para acortar el tiempo de espera, que en promedio es de 52 días.

"Aumentar la importación de mano de obra calificada frenará la inflación de los costos y elevará nuestra competitividad", manifestó a Folha André Sacconato, director de investigación de BRAiN.

"Hay mucha demanda en Brasil, y países como España y Portugal tienen gran oferta de profesionales", completó el estudio.


Descarga la aplicación

en google play en google play