Escúchenos en línea

Latinas prefieren dar el pecho a sus bebés a pesar del trabajo

Agencia EFE. Desde Miami, Florida. | 8 de Mayo de 2007 a las 00:00
Las latinas optan por la lactancia por los beneficios que aporta para la madre y el bebé a pesar de la dificultad de compatibilizar esta práctica con el trabajo, un esfuerzo que vale la pena recordar en el Día de la Madre. Ana Montoya, colombiana, acaba de tener su segundo hijo y ha decidido darle el pecho en vez de alimentarle con biberones igual que al primero ya que considera que es una experiencia totalmente satisfactoria. "La diferencia es muy marcada, los bebés crecen más sanos y es más tranquilo y más bonito para la mamá", comentó a Efe y añadió que con la lactancia hay "más contacto y acercamiento" entre madre e hijo. Montoya tiene previsto incorporarse al trabajo cuando el bebé cumpla seis meses, hasta entonces lo amamantará pero luego dependerá del horario que tenga para acomodarse. "A mi otro hijo le daba el pecho en el trabajo, a partir de los seis meses comen sólido y es más fácil controlar la leche así que me la extraía y la guardaba para que la tomara", explicó. Para la colombiana, que ha recibido clases de lactancia en la Maternidad de Miami, compatibilizar esta práctica con el trabajo es fácil ya que ahora hay muchos productos para conservar la leche. Sin embargo, Jane Delgado, presidenta de la Alianza Nacional de Salud para los Latinos, señaló que todavía hay muchas latinas que quieren darle el pecho al bebé pero trabajan y no pueden hacerlo. "Tenemos que darles una oportunidad para que combinen y estén seguras de que los bebés tienen la nutrición que necesitan y la protección que les da la lactancia", dijo en una entrevista a Efe. La experta animó a las mujeres a amamantar a sus hijos por los beneficios que esta práctica aporta a la salud de ambos y recomendó hacerlo durante el primer año. "Cada vez que uno le da leche del seno al bebé le da más que nutrición porque transmite todo lo que la madre tiene de beneficioso a su hijo, es muy especial", aseguró. Según una encuesta de 2005 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), el 79 por ciento de las latinas ha amamantado a sus hijos alguna vez. Es el grupo minoritario que más ejerce esta práctica por detrás de las asiáticas con algo más del 81 por ciento, en comparación con el 59 por ciento de las afroamericanas. Un 42 por ciento de las latinas ha dado el pecho a su bebé durante los seis primeros meses de vida mientras que un 22 por ciento lo hizo durante el primer año, reflejó el mismo estudio. Para Delgado lo mejor de la lactancia es que la madre siga sintiendo cerca al bebé tras el nacimiento, pero reconoció que cada situación es especial por lo que la mujer debe hablar con su médico para que le aconseje. "Las mujeres tienen que tener mucho cuidado de lo que consumen cuando amamantan al bebé, tanto medicamentos como drogas, porque eso también se transmite", advirtió. Por otro lado, la portavoz de la Alianza Nacional de Salud para los Latinos apuntó la dificultad que para algunas mujeres supone aprender a dar el pecho a su bebé correctamente y sin dolor. "Ahora hay un grupo de especialistas de salud que enseñan a la mamá a hacerlo, antes siempre había abuelas pero ahora muchas veces la madre está sola y necesita esa ayuda", comentó. Según Rubina Mason, enfermera y asesora de lactancia, las investigaciones demuestran que la lactancia es una herramienta de las mujeres en la prevención del cáncer de mama, en especial a partir de los seis meses, además del de ovarios y de útero. "Cuando lactan a tiempo completo, la mayoría de las madres no ovulan ni pasan ciclos menstruales, y menos ciclos menstruales equivalen a menos exposición a los estrógenos, lo cual podría explicar la disminución en cuanto a riesgos de contraer cáncer", apuntó la experta en un comunicado. Mason también comentó que la extracción de la leche materna estimula la producción y liberación de oxitocín, una hormona que ayuda a la madre a sentir menos estrés tras el parto. Entre otros beneficios, la enfermera destacó la posibilidad de reducir las libras que las mujeres aumentan durante el embarazo, ya que aunque las madres que amamantan a sus hijos necesitan de 300 a 500 calorías adicionales para producir leche, también queman entre 200 y 500 diarias. Por otro lado, la lactancia materna contribuye a que el útero recupere sus dimensiones originales y disminuye las hemorragias que la madre pudiera experimentar tras el parto, concluyó Mason. Para el bebé la lactancia tiene también otros beneficios como la prevención de la obesidad y el aumento de las defensas.

Descarga la aplicación

en google play en google play