Escúchenos en línea

También en New York se suman iglesias para refugio de inmigrantes

Agencia EFE. Desde New York. | 9 de Mayo de 2007 a las 00:00
Pensar en la deportación es una pesadilla para miles de familias inmigrantes en la nación, como la del asiático Joe y su esposa Mei, o el haitiano Jean, que viven aterrados con la idea de ser separados de sus familias. Hoy, sus voces se escucharon para contar como sus vidas se han tornado en pesadilla tras recibir la orden de deportación. Joe y Mei son padres de dos niños, y Jean, casado con una ciudadana, es padre de tres, todos nacidos en EEUU. Ambas familias son las primeras en Nueva York que consideran pedir refugio en una de 15 iglesias que hoy se unieron al movimiento santuario, que ya existe en otras ciudades del país como Chicago y Los Ángeles, para apoyar a indocumentados que enfrenten la deportación. Otras 40 iglesias están en proceso de convertirse en santuarios, dijo a Efe, Juan Carlos Ruiz, coordinador del movimiento en Nueva York, quien agregó que esperan que la cifra alcance el centenar. Ruiz explicó que en los próximos días darán a conocer la lista de esas iglesias. Líderes de diversas denominaciones se unieron hoy en conferencia de prensa en la iglesia católica Pablo el Apóstol en Manhathan para anunciar que las puertas de sus iglesias están abiertas para ofrecer ayuda a quienes afronten la deportación y esa ayuda será espiritual, económica, con consejería así como acompañarles a las audiencias en Inmigración. De ser necesario, algunas iglesias ofrecerían albergue a las familias. "En este momento, queremos llamar la atención sobre esta situación de crisis humanitaria", dijo la reverenda Donna Schaper, de la iglesia Judson Memorial. "No estamos aquí para ser líderes religiosos contra las autoridades migratorias. Queremos ser neoyorquinos unidos por la justicia. Tenemos una hermosa estatua en nuestras costas, pero, ¿dónde está nuestra hospitalidad?. Gente que queremos y necesitamos aquí está siendo deportada. ¿Por qué?", cuestionó Schaper. Los religiosos exhortaron a feligreses con problemas migratorios a que se comuniquen con sus iglesias o sinagogas y a la comunidad a la que sirven que les apoyen en la iniciativa. "Desde enero hemos estado trabajando con las distintas comunidades de fe, que se han unido a nosotros poco a poco. Cada congregación tiene un proceso para discernir si pueden ser comunidades santuarios y la mayoría está aún en ese proceso democrático", explicó. Ruiz destacó que el mensaje que Nueva York tiene hoy es que "se ha roto el silencio de parte de la comunidad de fe, que la justicia tiene una nueva cara, una nueva voz, que vamos a actuar compasivamente y cambiar esas leyes y principalmente, esas actitudes antiinmigrantes". Jean llegó legalmente a Nueva York cuando apenas era un adolescente. A los 19 años fue arrestado y convicto por un caso de drogas que le llevó a cumplir once años en prisión y cinco en probatoria. En 1994, Jean, con residencia permanente, recibió la orden de deportación mientras estaba en prisión y desde el 2005, año en que concluyó su probatoria, se reporta cada mes con Inmigración. La vida de Jean ha cambiado tras cumplir su sentencia, trabaja como gerente de una compañía y es voluntario con varias organizaciones, destacaron activistas. Sin embargo, debido a los cambios a la ley de inmigración de 1996, que ordena la deportación sin concesiones a quienes violen la ley en EEUU, su vida se ha tornado una pesadilla, argumentaron. Jean no ha llevado a Haití porque este país no está aceptando deportaciones. El reverendo Raymond Rivera, del Centro Pastoral Latino en Elk Bronx dijo a Efe que al Centro acuden inmigrantes en busca de ayuda para procesar su solicitud de ciudadanía, así como jornaleros discriminados en sus trabajos a quienes se ofrece ayuda. Señaló además que si necesitaran ayuda para refugiarse en la iglesia o en un hogar auspiciado por la iglesia o el movimiento santuario, el Centro "puede responder a esta necesidad". Por su parte, Samuel Cruz destacó por su parte que el mensaje que darán a partir de hoy a sus feligreses es que "en la Biblia, en nuestra tradición cristiana se nos llama a aceptar a los extranjeros como a nosotros mismos".

Descarga la aplicación

en google play en google play