Escúchenos en línea

Declaran culpable a mexicano por masacre en Chicago hace 14 años

LaVoz.com. Desde Chicago, Illinois. | 10 de Mayo de 2007 a las 00:00
Un mecánico con ascendencia mexicana fue encontrado culpable el jueves de los asesinatos a sangre fría de siete personas en un restaurante a las afueras de Chicago hace 14 años durante un asalto que según las autoridades tuvo un botín con menos de 2.000 dólares. Juan Luna, con parientes que son inmigrantes mexicanos, fue responsabilizado de los siete asesinatos por el jurado después de deliberar unas ocho horas. Los mismos jurados sesionarán el lunes para analizar la pena de muerte que conllevaría el caso. "Hoy termina la espera agonizante", dijo la legisladora Jennifer Shilling de Wisconsin, cuyos padres son dos de las víctimas del asesinato múltiple en el restaurante Brown's Chicken & Pasta de la localidad pequeña de Palatine que era de su propiedad. "Nosotros, como familia, podemos finalmente salir de esta larga y conmovedora pesadilla". Los parientes de las víctimas comenzaron a sollozar poco antes de la lectura del veredicto y el llanto se intensificó cuando fue finalmente pronunciado en la corte. En el caso está implicado también James Degorski, amigo de Luna en la secundaria. Degorski se declaró inocente de los asesinatos y será enjuiciado posteriormente. La evidencia contra Luna incluye muestras de ADN recogidas en restos de un plato de pollo la noche de la matanza y un video con una confesión del acusado, un instalador de aparatos electrodomésticos que tiene 33 años de edad. La defensoría legal consideró insuficiente la evidencia durante el proceso. En los argumentos finales, dijo que el ADN podría no ser de Luna y que, en el caso de que fuera, no demostraría que cometió los asesinatos. Luna tenía 18 años cuando _según los fiscales_ ingresó con Degorski al restaurante el 8 de enero de 1993 cuando estaba a punto de cerrar, y fue perpetrada la matanza. Los cadáveres de los propietarios del local _Richard y Lynn Ehlenfeldt_ y de cinco empleados fueron encontrados en dos frigoríficos. Luna fue detenido hace casi cinco años y ahora está casado y es padre de un niño. En declaraciones difundidas por medios de comunicación, Luna ha asegurado que fue golpeado por policías para que reconociera su culpabilidad. Según el acusado, los policías lo amenazaron también con deportar a su familia a México. Los jurados debieron examinar las evidencias que incluían escenas y descripciones horrendas de la forma sistemática en que las víctimas fueron ejecutadas.

Descarga la aplicación

en google play en google play