Escúchenos en línea

Latinos demandan a un hospital en donde murió su bebé por error médico

Agencia EFE. Desde Los Angeles, California. | 11 de Mayo de 2007 a las 00:00
Los padres de una menor latina presentaron este viernes una demanda en contra del hospital de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) por la muerte de su bebé de 16 meses debido, a lo que alegan, se trató de un "error médico". Los padres de Delaney Lucille González también son conscientes de que en caso de ganar la querella, un juez no podrá ordenar el pago de más de 250.000 dólares en compensación, según la ley de California. "La vida de mi hija no tiene precio", afirmó Daniel González al comentar hoy a los periodistas sobre su caso. "Sin embargo, duele ver que en California sea avaluada en tan poco dinero la compensación por un error del hospital", agregó. Delaney, a quien sus padres llamaban "Laney", nació con síndrome de Treacher Collins, un raro desorden que causa deformaciones en la cabeza y el rostro, pero no afecta las funciones cerebrales, según explicaron los padres. "Mentalmente todo estaba bien, mentalmente ella era perfecta" afirmó el padre. Según explicó su madre, Jodi, la bebé era sonriente, cariñosa y jovial. Sin embargo, Laney presentaba "paladar hendido", una deformación que le impedía pronunciar sílabas como "da" que necesitan que la lengua se pegue al paladar, indicó Daniel. El paladar hendido se corrige con una cirugía de rutina de aproximadamente 90 minutos de duración, según la demanda. Cuando tenía edad suficiente, 16 meses, la cirugía fue programada en mismo hospital UCLA donde había nacido. La madre cuenta, cómo, mientras esperaron que terminara la operación, oyeron un llamado de emergencia. "Yo supe que se trataba de ella", afirmó Jodi. La niña, según reportes médicos y de la autopsia, murió "asfixiada lentamente", pues el tubo que le suministraba oxígeno estaba mal colocado y el oxígeno llegaba al estómago y no a los pulmones. Además, otros errores aparecieron durante la investigación del Departamento de Salud de California. Los radiólogos demoraron varias horas antes de revisar las radiografías de los pulmones que hubieran mostrado el error. Además, un miembro del hospital apagó los sensores de oxígeno que su madre cree, hubieran alertado y salvado la vida de la niña. Una vez interpuesta la demanda, los padres han quedado sorprendidos al enterarse que, según el Acta de Compensación Médica de California, (MICRA, en inglés), sólo pueden recibir hasta 250.000 dólares en compensación. Los abogados que representan a la pareja aseguran que la ley, en vigor desde 1975, no es muy conocida. "¿Eso es todo lo que la vida de mi hija vale?", cuestionó Jodi.

Descarga la aplicación

en google play en google play