Escúchenos en línea

Indocumentados deben ser buenos ciudadanos

Ciudad de México. El Sol de Yakima. | 21 de Febrero de 2013 a las 17:23

La hora de tomar café ha llegado (primer trago). La semana pasada compartí la triste historia de un amigo que fue arrestado y deportado por ser indocumentado.

Muchos casos como el que mencioné ocurren diariamente. Hay que recordar que mientras el estado legal es de inmigrante indocumentado, la fuerza de la ley siempre lo va a buscar para arrestarlo y deportarlo.

La ley no distingue... Sea hombre, mujer, niño, anciano o joven. Si la persona no tiene papeles la ley lo estará persiguiendo. Esta realidad debe entonces exigir que el trabajador sin documentos deba convencerse de que cada paso que dé, lo haga con mucho cuidado.

El error de mi amigo fue parar en una cantina y tomarse dos cervezas. Aunque en tiempos pasados sabía del riesgo de tomar en público, lo evitaba prefiriendo tomárselas en casa con sus amigos. Pero ese día se descuido y cayó en manos de la ley.

Las consecuencias las describí la semana pasada. Por esta razón, ahora, me atrevo a contestar la pregunta: ¿Por qué se descuidan los indocumentados sabiendo que alrededor de la esquina la 'migra' los espera?, (otro trago de café).

Quizás el trabajador indocumentado ha estado viviendo en Estados Unidos por varios años y se siente cómodo, a tal modo que cree que ya no lo buscan. Tiene trabajo y el empleador lo trata bien, aprendió a hablar inglés y paga sus impuestos; parece que sus documentos falsos han sido aceptados por la sociedad.

Éste trabajador indocumentado, se siente libre de la persecución de la ley y comienza a actuar sin miedo a que lo detecten. Sale de la jaula que lo ha protegido sin creer que la 'migra' los está esperando. No se da cuenta que el sistema legal sabe que tarde o temprano el trabajador el indocumentado cometerá un error en su actuar y lo arrestará para finalmente deportarlo, (otro trago de café).

Los indocumentados comienzan a tomar riesgos: En lugar de beber algunas cervezas en casa, van a tomárselas en un lugar público, quiebran las leyes de tránsito y van a dar a la cárcel; conducen carros sin tener licencia, manejan en alta velocidad y ocasionan accidentes.

Algunos hombres causan violencia doméstica, golpeando a sus esposas e hijos. Otros salen a la pesca o caza de venados sin comprar licencia. Los riesgos se convierten en felonías, que puede terminar en arrestos y quizá hasta en deportación, también perjudican la elegibilidad para más tarde poder legalizarse.

Estimado ciudadano indocumentado, el mejor modo de no ser descubierto y perseguido por la ley es no tomar riesgos. Aunque éste país los necesita como trabajadores, hay que saber también la ley no descansa para encontrarlos.

Dejen que los activistas y defensores continúen la acción política para reformar las leyes de inmigración para que salgan del dilema de ser una persona indocumentada. Y ustedes por lo tanto miren su estatus de indocumentado como una oportunidad para convertirse en buenos ciudadanos en los pueblos en donde radican.

Aprendan a hablar inglés, participen en la educación de sus hijos, aprendan bien las leyes de tránsito y dedíquense a obtener una licencia de conducir. Formen buenos y saludables hogares con sus esposas e hijos; busquen una dirección espiritual, observen sus celebraciones tradicionales en casa (mi último trago de café).

La reforma de las leyes de inmigración probablemente se lleve a cabo este año. Según las discusiones políticas, la reforma no vendrá en forma de amnistía. Al contrario va tener requisitos estrictos. Primero se tiene que lograr la seguridad de la frontera. Ofrecerá una vereda a la ciudadanía, pero no antes de que se legalicen los que están ya en línea de espera.

Todo esto quiere decir que usted que está en espera de la reforma, tiene que poner mucho cuidado a como se van a desarrollar las nuevas pólizas y como van aplicarse en su situación. Para prepararse, sigan apoyando a los activistas y defensores, aprendan como usted puede participar con ellos y ellas.

Escuchen los reportes de Radio Cadena y de éste semanario El Sol de Yakima, con mucho compromiso y con ganas de aprender todo sobre la reforma anticipada. ¡Hay que estar preparados!

Ricardo García es un columnista del Valle que contribuye semanalmente con ésta publicación. Tomando Café, representa la opinión personal de García y no necesariamente la de El Sol de Yakima.


Descarga la aplicación

en google play en google play