Escúchenos en línea

Aumentan abusos contra indocumentados en Los Ángeles

El Financiero. Desde Los Ángeles. | 15 de Mayo de 2007 a las 00:00
Los abusos cometidos contra inquilinos indocumentados en Los Ángeles se han incrementado de manera notable en los últimos meses debido a las redadas y deportaciones, denunciaron varias organizaciones. Miembros de la Asociación de Inquilinos Unidos de Los Ángeles denunciaron que es frecuente la queja contra caseros que intimidan a indocumentados sólo por el hecho de conocer su condición migratoria. "Desde amenazas de ser deportados, de llamar a la migra hasta aumentos exorbitantes (de la renta) de un día para otro, son parte de los abusos que indocumentados enfrentan de caseros en esta ciudad", dijo María Arroyo. Arroyo, quien nació en el occidental estado mexicano de Michoacán, se ha convertido en una de las más férreas defensoras de inquilinos en esta área del sur de California con la Asociación de Inquilinos Unidos de Los Angeles, creada en los años 60. En Los Ángeles los costos de la renta de departamentos viejos y descuidados son considerados altos en comparación con el entandar nacional con pagos desde 400 a 500 dólares mensuales por un cuarto con uso de baño. "Hay gente que renta un cuartito a veces sin servicio y pagan 300 dólares. Hay otros que contratan de dos o tres recámaras por los que pagan de mil 500 a mil 600 dólares y hay otros que hasta diez comparten un cuarto", aseguró. La renta promedio de unidades con dos dormitorios es de mil 600 dólares en el condado de Los Ángeles; mil 620 dólares en Orange y en Inland Empire es de mil 180 dólares mensuales, de acuerdo con los datos del informe Casden. Entre 2001 y 2004 las rentas aumentaron un 15 por ciento en el condado de Los Ángeles, superando los dos mil 300 dólares mensuales en promedio (por unidad de dos departamentos) en las zonas más cotizadas como el oeste de la ciudad en donde son más caros. Con tasas de ocupación promedio de 96 por ciento en las principales ciudades de esta área metropolitana, aumenta la competencia entre inquilinos por encontrar precios accesibles y viviendas con las condiciones deseadas. El aquiler de viviendas a parejas con niños "tienen un (precio) promedio de mil 700 dólares, pero precisamente hay renteros que han anunciado sin mayor justificación que aumentarán sus rentas para el próximo mes a dos mil 500 dólares", denunció Arroyo. Los Ángeles ha perdido en cinco años 12 mil unidades de vivienda económicas que han sido convertidas en lujosos y costosos condominios, dijo, quien ha convocado a movilizaciones ante la alcaldía de la ciudad. "Los amenazan, los acosan y la pobre gente no sabe sus derechos y muchos de ellos en cuanto reciben la notificación y por temor, prefieren abandonar el lugar y buscan otros lados en donde no los acosen", apuntó. La Asociación de Inquilinos Unidos de Los Angeles realiza reuniones con inquilinos de la ciudad todos los miércoles en las que "los asesoramos sobre sus derechos y los representamos para cualquier anomalía", explicó. "Es difícil llegar con los inquilinos indocumentados para decirles que no se dejen intimar por esos caseros sin escrúpulos porque el ser indocumentado no tiene nada que ver con la renta", enfatizó. "Logramos que la ciudad obligue a dar un aviso de aumento de renta dos meses antes y que además los aumentos no deben ser estratosféricos y si esto ocurre hay instancias para denunciar seas ilegal o no", anotó. Arroyo recordó que hace como siete años derrotaron el plan de propietarios de derribar tres edificios para construir nuevas unidades y al final ganaron una demanda en donde les dieron 12 mil dólares a cada una de las 110 familias. Por su parte, la organización de colonos ACORN recién organizó protestas en la alcaldía porque personas que ha rentado por años unidades económicas, están siendo desalojadas porque sus dueños quieren construir lujosos condominios. "Nos ordenan salir así sin más y nos dicen que nos dejan regresar cuando ya estén terminadas pero de los 500 dólares que pagábamos, nos dicen que cobrarán dos mil dólares", explicó el mexicano Julio Cuellar. El concejal Ed Reyes, quien representa el Distrito 1 y encabeza el Comité de Planeamiento y Uso de Terreno, reconoció que en torno a esta problemática "estamos en una crisis severa de vivienda". "Es legal construir, pero no debe realizarse a costa de la gente con escasos recursos económicos", dijo Reyes, concejal de origen mexicano del Distrito 1 que cubre la popular área de West Lake. "Los constructores deberían de hacer una contribución al fondo de vivienda de la ciudad cada vez aprobada una conversión. Además, los inquilinos desalojados deberían de tener prioridad con las primeras unidades remodeladas o reconstruidas", concluyó.

Descarga la aplicación

en google play en google play