Escúchenos en línea

Frontera entre México y Guatemala: un suplicio femenino

Por Emilio Godoy, diario Prensa Libre, de Guatemala. Desde Ciudad de México. | 16 de Mayo de 2007 a las 00:00
En su deseo de llegar a EE UU, las mujeres inmigrantes centroamericanas están expuestas a la explotación sexual, como la prostitución. Así lo comprobó la documentalista de origen catalán Isabel Vericat Núñez, quien recorrió la región durante tres semanas entre octubre y noviembre pasados y que originó la cinta de 25 minutos y el libro de 106 páginas titulados Bajo el Tacaná. "La prostitución es común entre las emigrantes", aseguró a Prensa Libre la autora, traductora, académica y activista radicada en México desde hace tres décadas. Uno de los hallazgos de Vericat, quien anteriormente hizo un trabajo similar sobre las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez –fronteriza con EE UU- es "un racismo tremendo", que en la frontera sur es "mas cruel" por tratarse de una conducta "entre iguales". Vericat recogió los testimonios de un guatemalteco y once mujeres –siete salvadoreñas, cuatro hondureñas y una guatemalteca- sobre sus experiencias de cruzar la frontera ilegalmente y adentrarse en lo desconocido, expuestas a la violencia, a la delincuencia y abusos de autoridades migratorias y policíacas. "Me parece atroz que en su tránsito hacia el norte las mujeres paguen con su cuerpo", dijo la autora minutos antes de presentar su obrar en la Casa Refugio Citlaltepetl, en la coqueta colonia Condesa. La documentalista identificó tres tipos de prostitutas: las que no pueden proseguir su camino hacia el norte y se quedan en la zona, las traficadas o "traídas" desde América Central y las que su destino inicial es la región fronteriza, considerada la tercera del planeta en prostitución de menores. Se estima que 42 por ciento de los centroamericanos está en EE UU o tiene parientes en esa nación norteamericana. Según datos de la Organización de Naciones Unidas, 245 millones de personas son víctimas de la trata de personas en el mundo y más de 1 millón de infantes es explotado sexualmente. El estudio La trata de mujeres, adolescentes, niñas y niños en México, patrocinado por las organizaciones de Estados Americanos e Internacional para las Migraciones, alerta de "las dimensiones alarmantes" que posee la operación de redes mexicanas e internacionales dedicadas a la trata de personas en la zona fronteriza y "una situación general de alto riesgo" que facilita los abusos en contra de los inmigrantes indocumentados. Según el documento, que data del año pasado, las víctimas oscilan entre los 10 y 35 años de edad, se dedican a labores agrícolas, el comercio ambulante, el trabajo doméstico y la albañilería y son enganchadas mediante promesas de empleo, de estudios o de capacitación, turismo, trabajo doméstico o anuncios clasificados en Internet o periódicos. Obligadas por la necesidad económica, el deseo de reunirse con familiares o interesadas en conocer Tapachula, las inmigrantes llegan a México por Talismán, Ciudad Hidalgo o Unión Juárez, cruzando el volcán Tacaná. Ya del otro lado, no es extraño que sean engañadas u obligadas "para que se incorporen a trabajar en bares, prostíbulos, restaurantes botaneros, o casas de citas", según el estudio. "Es muy importante ir al sur, porque México ve al norte y debe mirar atrás, dejar de relacionar al sur con el pasado y al norte con el futuro", apuntó Vericat, cuya intención es convertir su obra en exhibición teatral y presentarla en la frontera y en Guatemala, El Salvador y Honduras.

Descarga la aplicación

en google play en google play