Escúchenos en línea

Indocumentados toman medidas para que les cuiden a sus hijos al ser detenidos

La Voz.com. Desde Calhoun, Georgia. | 16 de Mayo de 2007 a las 00:00
El temor a caer en una redada de las autoridades en busca de indocumentados impulsa a algunos inmigrantes a tomar medidas preventivas y designar custodios para sus hijos en caso de que sean arrestados o deportados. Estas personas autorizan por escrito a un amigo, pariente o vecino para que se haga cargo de sus hijos. Y se les aconseja que porten consigo esos documentos en todo momento. "Es mejor tener un papel firmado", declaró una mexicana de 32 años que trabaja en un negocio de Tifton, Georgia, y quien pidió no ser identificada por temor a ser deportada. Dijo que designó a una tía para que se haga cargo de su hija de dos años, nacida en Estados Unidos, durante unos días. Pasado el primer momento, quiere reunirse con su hija, ya sea en este país o en México, de ser necesario. En las redadas de sitios de trabajo en busca de indocumentados, muchos menores se ven separados de sus padres y quedan bajo la custodia de las autoridades, en algunos casos porque sus padres no revelan que tienen hijos. Los niños pueden pasar semanas en manos del gobierno antes de ser entregados a familiares de uno u otro lado de la frontera. Hace poco, sin ir más lejos, más de 300 empleados de una fábrica de cueros fueron detenidos en New Bedford, Massachussets, y decenas de niños quedaron en sus escuelas o con sus niñeras, sin que nadie los recogiera. Como consecuencia de ello, organizaciones caritativas católicas, sindicatos y otras agrupaciones están aconsejando a los indocumentados que llenen formularios concediendo poderes a una persona para que se haga cargo de sus hijos y hagan firmar ese documento por un notario público, dejando instrucciones y cualquier otra información pertinente, como las medicinas que puedan tomar los menores y las escuelas a que asisten. "Los padres indocumentados tienen que hacer planes para sus hijos porque perderán contacto con ellos", dijo Flavia Jiménez, del Consejo Nacional de la Raza, la organización defensora de los derechos civiles de los hispanos más grande del país. La ley estadounidense estipula que los niños nacidos en Estados Unidos de padres indocumentados son ciudadanos estadounidenses y no pueden ser deportados. Hay 3,1 millones de niños en esas condiciones en Estados Unidos. Además se calcula que hay 1,8 millones de niños indocumentados. Una de las cosas que aclaran los padres en los documentos que preparan es si quieren que sus hijos nacidos en Estados Unidos permanezcan aquí o sean enviados al país de sus padres en caso de que estos sean deportados.

Descarga la aplicación

en google play en google play