Escúchenos en línea

Inmigrantes asustados con el proyecto de ley migratoria

Varias agencias. | 19 de Mayo de 2007 a las 00:00
Desde la Florida hasta California, la nueva propuesta del Senado en Washington está causando temor entre los inmigrantes indocumentados que ni siquiera pensarían en regresar a sus países, algunos de ellos en medio de violentas crisis política. "Si regreso a Haití allí me matan seguro", dijo en Miami un inmigrante de ese país que no quiso identificarse. "Yo me escapé de allí ¿Cómo voy a regresar para tramitar una visa". En los Angeles, un trabajador mexicano expresó: "Ni loco regreso a mi país a pedir visa para volver a EEUU." Inmigrantes encuestados en Miami y otros puntos de la Florida sostiene que requisitos como aprender inglés y estudiar para obtener un permiso de residencia permanente "es bueno para que nos superemos". En eso coincide la mayoría de las personas consultadas, aunque consideran "muy caro" la multa de 5.000 dólares que establece una de las iniciativas de la reforma y le temen a tener que salir para volver a entrar. En El Mercado, un auténtico rincón de México en el este de Los Angeles, más del 80% de trabajadores y consumidores son indocumentados como Francisco, un carnicero separado de su familia desde hace cuatro años para quien el proyecto de reforma migratoria "no soluciona nada". "No sé todo lo que dice el proyecto, pero sí estoy seguro de que ni loco regreso a mí país a pedir visa para volver a Estados Unidos. No me la van a dar", afirma este joven de 27 años que en 2003 cruzó caminando por Arizona (oeste) pagando 3.000 dólares a un "coyote" (traficante de indocumentados) y dejando a su esposa y dos hijos en su ciudad mexicana de Tabasco. Francisco Giménez confiesa que muchas veces ha querido regresarse, "pero aquí es donde hago dinero y puedo enviar 400 dólares al mes a mi familia". Este carnicero admite saber "lo que más me interesa de esa ley: si tengo que salir del país, si puedo traer mi familia sin los peligros de la frontera o si puedo arreglar mis papeles sin tener que abandonar el trabajo" en uno de los barrios más pobres de la metrópolis californiana. Allí el 100% de la población conforma un puzzle de minorías donde la más grande es la latina, como en el resto de Estados Unidos: 44,3 millones de personas. "Es mejor que nada, pero estamos pidiendo a los legisladores que no exijan a la gente que regrese a sus países", dijo Roberto Tomás, de la Coalición de Inmigrantes Guatemaltecos de la Florida. En los alrededores de El Mercado de Los Angeles hay decenas de fábricas textiles, "ahí es donde quizás se van a venir las redadas, no aquí, en los negocios pequeños", advierte el patrón de Francisco, José Luis Rojas.Rojas es otro mexicano de 46 años que llegó como campesino en los años 80 y en 1986 se benefició de lo que muchos conocen como "la amnistía de Reagan", el extinto presidente republicano que concedió permisos de residencia a los indocumentados de entonces, cuando eran menos de la mitad de los 12 millones que hoy viven en Estados Unidos. "Ya ahora soy ciudadano, por eso es que le digo a él y mi otro trabajador (también sin papeles) que tengan paciencia", indica Rojas. "Si me aseguran que me dan permiso laboral o residencia yo lo pagaría, pero sin salir del país. Al final es lo mismo que cobra ahora el coyote por pasarte", comentó Sifrido Villalta, salvadoreño. "Yo gano 1.000 al mes lavando automóviles, tengo 12 años ilegal, quiero ir de visita a mi país y no puedo, ¡claro que quiero optar por una visa de residencia!, pero ojalá que nos den facilidades para pagarla y no multen o castiguen a nuestros jefes", ruega Villalta. Este limpiador de autos dice que leyó en la prensa sobre el sistema de permisos de residencia permanentes que cambiará a un sistema de puntos basado en méritos: "me tocará estudiar inglés", exclama. En el caso de los inmigrantes ilegales que están en Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2007, el proyecto crea una visa denominada "Z" pero deben demostrar que tienen empleo y pagar una multa de 5.000 dólares. De ahí, podrían aspirar a una residencia en el futuro, pero aún no está claro si también para ello deben salir de Estados Unidos. "Yo no podría pagar 5.000 dólares sin facilidades", dice Rocío Linares, una joven de 21 años que desde hace 12 años vive sin papeles en Los Angeles y no puede seguir los estudios "de medicina" que le gustaría y se conforma vendiendo en una farmacia donde no faltan hierbas mexicanas y antídotos chinos. "Las visas temporales para las familias que estamos acá no sirven ¿Cómo vamos a dejar a nuestros hijos y esposas con su vida hecha aquí? ¿Quién va a pagar los bills (las cuentas)? ¿Quién nos guarda el trabajo?", se interrogó Villalta, con quien coincidían inmigrantes con o sin documentos. "Los permisos temporales son para los que quieren venir a Estados Unidos, no para nosotros que ya estamos, y la verdad es que si un campesino viene con permiso de 10 meses después va a quedarse como indocumentado por sobrevivencia", advirtió Francisco, antes de cortar otro trozo de carne, siguiendo su rutina de 10 horas y 60 dólares diarios, seis días a la semana.

Descarga la aplicación

en google play en google play