Escúchenos en línea

Acuerdo migratorio tiene medidas crueles e impositivas

Agencia Notimex. Desde New York. | 20 de Mayo de 2007 a las 00:00
El diario The New York Times advirtió en su edición de este domingo que la reforma migratoria que esta semana debatirá el Senado pudiera contener elementos de legisladores que odian a los inmigrantes y proponer una subclase para trabajadores temporales. En su editorial, opinó que, como piensan muchos defensores de derechos de los inmigrantes, el acuerdo que alcanzó el Senado debiera mejorarse en debate esta semana, pero "si no es así, debe rechazarse porque empeora las leyes actuales". "Es obligación de la nación acoger a los inmigrantes, tratarlos con decencia y darles la oportunidad de asimilarse" en la sociedad estadounidense, apuntó el diario. "Pero si lo hace de acuerdo con los lineamientos del convenio que se debatirá esta semana, el cambio tendrá un alto precio", agregó. El costo sería "el repudio radical en generaciones de políticas de inmigración, el debilitamiento de la unidad familiar y una comunidad para excusas dentro de nuestras fronteras". De acuerdo con el rotativo, el acuerdo que alcanzó el Senado tiene una parte buena, una mala y otra peor. La buena es que ofrece a la mayoría de los 12 millones de indocumentados la oportunidad de vivir y trabajar en el país sin temor y eventualmente convertirse en ciudadanos, pese a requisitos como pagar cinco mil dólares y esperar a que se refuerce la frontera. Aun esa parte buena del acuerdo establece que los indocumentados debieran esperar a que las autoridades de migración agilicen retrasos acumulados de solicitudes de regularización antes de que se procesen sus peticiones y, "la locura" –destacó– de salir del país para entregar su solicitud. Esos puntos "son concesiones a los legisladores republicanos de línea dura", consideró el diario, pero "un camino costoso y sinuoso hacia la ciudadanía es de cualquier forma un camino". La parte mala del acuerdo a discutirse es que aunque permite que los inmigrantes que se regularicen puedan solicitar residencia para sus familiares, establece que esos familiares tengan como requisito una alta educación. "Los simpatizantes de la propuesta dicen que los inmigrantes de cualquier forma podrán traer a sus seres queridos, pero la verdad es que innumerables familias serán divididas si elegimos a los inmigrantes que consideremos brillantes y mejores que los pobres que hasta ahora admitimos sin cuestionamientos", aclaró. La peor parte del acuerdo, informó el diario, es la creación de una subclase de trabajadores temporales, quienes aun si se apegan a las leyes y son excelentes empleados, sólo podrían permanecer periodos de dos años renovables con uno intermedio fuera del país entre cada plazo. El periódico neoyorquino recordó que Estados Unidos permite quedarse si lo desean, a los inmigrantes que se apegan a las leyes, se esfuerzan, adquieren ascenso y capacitación, "pero este acuerdo les cierra las puertas". Ese elemento del acuerdo es "la tradición de un penoso repudio que motivará la explotación y más inmigración indocumentada", consideró el editorial. Por su combinación de elementos, "es doloroso por muchas razones oponerse a este acuerdo migratorio. No es fácil ver que sobre todo los que se oponen a una "amnistía" desde sus escaños dan esperanza a la gente que odian". Sin embargo, agregó el diario, es más doloroso porque "deja la reforma con medidas crueles e impositivas en manos de alcaldes, policías, funcionarios de condados y legisladores" que lo aplicarían a su criterio. Esa fórmula que podría llevar a abusos, todavía se apegaría a un debate en el Senado, "en el que un colapso en el acuerdo migratorio retrasaría la reforma por años y motivaría más crueldad", consideró el New York Times.

Descarga la aplicación

en google play en google play