Escúchenos en línea

Organización mexicana dice política migratoria EU, no es tema doméstico

Ciudad de México. Agencias | 2 de Mayo de 2013 a las 16:26

La Red Mexicana de Líderes y Organizaciones Migrantes, urgió al presidente de Estados Unidos, Barack Obama que suspenda las deportaciones hasta que se logre la tan esperada reforma migratoria y al presidente Preña Nieto a que tome liderazgo y asegure que se le otorgue a los extranjeros que residen y/o que transitan por México, los mismos derechos por los cuales nuestro país aboga.

A través de una carta abierta dirigida a los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y México, Enrique Peña Nieto, la Red Mexicana de Líderes y Organizaciones Migrantes (Red Mexicana), precisó esta organización surge con la visión de vivir en un mundo donde los derechos de la comunidad migrante mexicana sean respetados y que la migración sea una opción y no una necesidad para sobrevivir.

A través de un comunicado, se informó que en este documento, Red Mexicana dio la bienvenida a la visita del presidente Obama a nuestro país y externa su confianza en que ésta represente el inicio de una nueva era de cambios y reformas en la relación existente entre México y Estados Unidos.

Asimismo, Red Mexicana resalta que "las elecciones del pasado noviembre demostraron la importancia demográfica y política de los mexicanos que vivimos en EE.UU. y su importancia para el futuro de los dos países. La población de origen mexicano constituye el 10.8 por ciento de la población de los Estados Unidos."

Señalan también tener esperanza en que la visita del mandatario estadounidense abrirá la puerta a una relación de mutuo beneficio y respeto en la relación bilateral, a fin de que "juntos podamos responder a los retos que enfrentamos como vecinos", los cuales afirman los integrantes de esta organización, van más allá de temas de seguridad, como es el caso dela reforma migratoria, el desarrollo económico sostenible, el deterioro ambiental, la educación, el intercambio cultural y la eliminación de la pobreza.

"A largo plazo, la política migratoria, debe abordar las causas primordiales que impulsan la migración a los Estados Unidos, incluyendo las enormes desigualdades en distribución de la riqueza, la dislocación económica en las principales comunidades de origen, y el impacto de los acuerdos de libre comercio como NAFTA y CAFTA cuyos efectos han resultado en el desplazamiento de miles de personas de sus comunidades de origen y en particular la pérdida de empleos en el campo. Pensamos que no existe una política de inmigración racional que pueda ignorar estas realidades", pide la organización.

Además, precisa que Estados Unidos debe diferenciar la política de seguridad nacional de la política de inmigración; con especial atención a las políticas que corresponden a la seguridad fronteriza, pues consideran que es importante poner fin a las operaciones de estilo militar en la frontera, las cuales han impactado negativamente los derechos humanos y civiles de las comunidades de las zonas fronterizas.

En el tema de las drogas, la Red Mexicana resaltó la necesidad de avanzar hacia una nueva política pública que reconozca el fracaso "ampliamente documentado de la guerra contra las drogas" y genere nuevas medidas que sean claramente diferenciadas de las políticas de manejo de migración en las zonas fronterizas.

Solicita también que en el caso del programa de trabajadores temporales, se garanticen sus derechos laborales, "derecho a vivienda digna, transporte adecuado, el derecho a organizarse en sindicatos y el derecho de solicitar estatus de residente permanente con derecho a la ciudadanía después de tres años."

En esta misiva, los integrantes de la Red Mexicana exponen que la política migratoria no es un tema doméstico que sólo incumbe a Estados Unidos, ya que la migración es un tema multinacional que compete a ambos países.

"Cientos de miles de familias mexicanas han pagado duramente los costos de la obsoleta política migratoria de los Estados Unidos. En los últimos cuatro años 1.5 millones de inmigrantes han sido deportados. Según el Departamento de Seguridad Nacional, 71% de los 392,00 deportados en el 2010 son de origen mexicano. Más de la mitad de las personas deportadas solo contaban con delitos menores."

Por tal motivo, urgen al presidente Obama que suspenda las deportaciones hasta que se logre la tan esperada reforma migratoria y al presidente Preña Nieto a que tome liderazgo y asegure que se le otorgue a los extranjeros que residen y/o que transitan por México, los mismos derechos por los cuales México aboga para sus connacionales en el exterior.

"Esperamos que la visita del presidente Obama a México, resulte en acciones concretas basadas en la corresponsabilidad y acuerdos binacionales que garantice el respeto de los derechos humanos de los migrantes y que los migrantes Mexicanos sean tratados como verdaderos sujetos del desarrollo de los dos países y no como un peligro o amenaza para los Estados Unidos de América", concluye el documento.


Descarga la aplicación

en google play en google play