Escúchenos en línea

Publican recetas de cocina de los inmigrantes

Agencia EFE. Desde New York. | 23 de Mayo de 2007 a las 00:00
Los alimentos que una emigrante sirve a su familia y los productos con que los confecciona es como trasplantar su país a la cocina de su nuevo hogar, experiencia que será recogida en un libro de recetas por una organización comunitaria en Brooklyn. La comida es uno de los vínculos que mantiene más unido a los inmigrantes en torno a sus costumbres y que les hace sentir más cerca de sus países, comentó a Efe Julia Francois, codirectora de Center for Family Life. La organización, que brinda servicios sociales a familias con niños residentes en Brooklyn, así como clases de inglés y ayuda contra la violencia doméstica, publicará un libro de recetas que cocinan en sus hogares cuatro de las mujeres que se benefician de sus servicios y que provienen de México, Bangladesh, la provincia de Fujin en China y Palestina. El proyecto está en marcha, pero aún el libro no tiene fecha exacta de publicación. La idea del libro -que consideran una celebración a la cultura- surgió estando en el hogar de una de éstas, quien le enseñaba a preparar una receta de Bangladesh, recordó Francois. "Fui a su casa y cocinamos juntas y empezó a contarme la historia de su vida. Me doy cuenta entonces que esa es una manera bien buena como uno puede entender algo de la familia, de cómo es la vida de los nuevos inmigrantes en Nueva York. Estando con su familia, en su cocina, tuve la idea de hacer un libro", explicó. "Los inmigrantes traen su país en su comida, lo que ellos son, el olor, el sabor. Hay muchas historias detrás de ello, con su comida, ellos están contando su historia a la gente", aseguró. Agregó que por esa razón muchas madres inmigrantes entristecen cuando sus hijos, nacidos aquí o que crecen en este país rechazan su comida. "Cuando las madres cocinan para sus hijos arroz con habichuelas o pollo guisado o cosas así y sus hijos lo rechazan porque prefieren McDonald's a veces lloran porque eso es tan fuerte para ellas, que no puedan preparar la comida de su país, de su cultura", comentó Francois. "La comida que preparan a su familia es su personalidad, es su familia, su madre, su abuela, su hogar en su país porque una de las primeras cosas que uno aprende de niña es a cocinar con su mamá y compartir con ella. Cuando compartimos en ese aspecto de la vida de la gente aquí, estamos aprendiendo mucho", comentó. Según Francois, el amor con que preparan sus alimentos es un factor común en todas las culturas. "Muchas mujeres no hablan inglés, pero se expresan perfectamente con su comida", comentó. Algunas de las recetas que Lucia Muñoz cocina a su familia de su natal Tecomatlán en Puebla, México, serán incluidas en este libro como el tradicional mole poblano que preparan en momentos especiales, los chiles rellenos o la torta de camarón que suelen comer durante Semana Santa. "El mole poblano es una comida especial que se prepara cuando hay alguna boda o bautizo, por todos los ingredientes que lleva como plátanos maduros, pasas, frutas, almendras, chocolate hecho en casa y hay que preparar cada uno por separado. Toma tiempo", explicó a Efe Muñoz. La mexicana dijo que cuando se reúne cada tres meses con sus hermanos que viven en Nueva York y Nueva Jersey "cocino algo típico para ellos. Cocinar para mi es una terapia y siento como si estuviera en Tecomatlán". "Si es desayuno a ellos les encanta que les haga lo que nosotros llamamos 'picaditas' que son tortillas de maíz hechas a mano y se llenan luego de crema, queso, salsa y cebolla picada. Este desayuno para nosotros es como un almuerzo", explicó. "Para el almuerzo les gusta el mole o un caldo de camarón", señaló Lucía, quien tiene en su cocina ingredientes que utilizaba en Puebla como el Pasote, un tipo de consomé picante y la yerbabuena, que consigue comprar en Nueva York debido a la gran población mexicana en esta ciudad. Lucía es madre de una niña de 10 y dos varones de 12 y siete años. "A ella le gusta hacer tortilla y ayudarme con los tamales. Al mayor no le gustaban los tamales pero cuando empezó a ir conmigo a vender los fines de semana los probó y le gustaron", comentó. "Ahora me dice 'mami me tienes que enseñar a cocinar para cuando sea grande yo pueda cocinar para mis hijos'", señaló Lucía, quien asegura que para ella es importante que sus hijos coman los platos de su país "para que olviden de donde vienen y puedan seguir la tradición".

Descarga la aplicación

en google play en google play