Escúchenos en línea

Bush quiere que el Congreso apruebe reforma migratoria

LaVoz.com. Desde Washington. | 23 de Mayo de 2007 a las 00:00
El gobierno estadounidense, ante el estridente debate congresional sobre una reforma a las leyes de inmigración, exhortó el miércoles nuevamente a los legisladores a aprobar el controversial proyecto "Esta propuesta ofrece una ansiada solución para nuestro estropeado sistema migratorio, creando un sistema migratorio seguro, productivo, ordenado y justo", dice un comunicado de la oficina presupuestaria del gobierno. En el Congreso, los republicanos intentaban entretanto endurecer el proyecto a fin de que garantice que los indocumentados no abusen del sistema judicial estadounidense y que las fronteras queden bien resguardadas. Entretanto, los demócratas intentaban reducir el número de visas temporales que según el plan serían otorgadas a extranjeros para trabajar en Estados Unidos. La cámara alta inició el debate de una propuesta del senador republicano Charles E. Grassley que permitiría la retirada de esos visados sin intervención judicial. "La legislación actual permite a los extranjeros acudir a los juzgados de nuestro país y utilizar fraudulentamente el sistema", denunció Grassley, además de advertir que terroristas potenciales podrían permanecer en Estados Unidos si no es adoptado este cambio. El senador republicano Lindsey Graham, por su parte, desea combatir el cruce ilegal de la frontera mediante penas carcelarias mandatorias. Su propuesta aumentaría la vigilancia fronteriza y crearía un sistema para la verificación del estatus legal de todos los trabajadores extranjeros, lo que impediría trabajar legalmente a los indocumentados. Además, crearía un sistema de puntos para los solicitantes de permisos de inmigración que daría un énfasis menor a los lazos familiares y otorgaría más importancia a los conocimientos científicos y la capacitación laboral, especialmente en los campos más solicitados por la industria y las empresas estadounidenses. Los republicanos, ante las denuncias de muchos conservadores y otros de que la reforma es una amnistía general encubierta, quieren endurecer las previsiones de la reforma y dificultar el acceso de los inmigrantes ilegales a la ciudadanía estadounidense. Y los demócratas, presionados por los sindicatos y los grupos activistas en el tema de los visados temporales, desean reducirlo o por lo menos alterarlo.

Descarga la aplicación

en google play en google play