Escúchenos en línea

Crece escándalo por asesinato de hondureño en New York

Agencia EFE. Desde New York. | 23 de Mayo de 2007 a las 00:00
Líderes religiosos hispanos de la ciudad de Nueva York ofrecerán un "respaldo sólido" a la familia del inmigrante hondureño que murió la pasada semana a manos de un policía que estaba fuera de servicio. La Asociación de Ministros Hispanos, que preside el reverendo y senador estatal Rubén Díaz, se reunirá este jueves con familiares de Fermín Arzú para discutir lo ocurrido el pasado viernes en un confuso incidente en que perdió la vida de un tiro por la espalda que le atravesó el corazón. "Ese tiro por la espalda está feo, necesitamos mucha explicación", dijo a Efe el reverendo Díaz, quien indicó además que a la reunión asistirán además senadores y asambleístas estatales que también quieren saber qué pasó. La reunión, a la que acudirá el cónsul hondureño Javier Hernández, se llevará a cabo en la iglesia Christian Community Neighborhood, donde Díaz es el pastor, ubicada en El Bronx, donde residía y murió Arzú. Arzú, de 41 años y que trabajaba en labores de mantenimiento en El Bronx, murió tras ser impactado por un tiro del policía Raphael Lora, luego de que el vehículo que manejaba el hondureño chocara con otro vehículo estacionado en la calle. Lora hizo varios disparos y a pesar de estar herido, Arzú -que emigró hace 15 años de su país- continuó manejando pero más adelante el vehículo se incendió tras impactar otro automóvil. Hernández comentó a EFE que ha enviado un informe a la Cancillería de su país sobre la información que tienen del accidente pero aún no ha preparado un informe final "porque no tenemos nada de la policía". Lora, con ocho años en la policía de Nueva York, fue despojado de su arma de reglamento y asignado a labores administrativos en tanto la Fiscalía y la División de Asuntos Internos de la Policía realizan la investigación de rigor. Sin embargo, tanto la familia de Arzú, el Consulado, activistas y la organización que agrupa a los policías afroamericanos ha cuestionado el por qué no ha sido detenido. Mientras, la Fiscalía de El Bronx continúa investigando el incidente, según el fiscal del condado, Robert Johnson. Johnson ha informado a los medios que su oficina "está entrevistando testigos y examinando evidencia física. Una vez ese proceso se complete, evaluaremos la información y actuaremos de acuerdo a ella". La familia de Arzú y el cónsul Hernández han cuestionado el por qué el policía disparó contra un hombre, que alegan estaba desarmado y no estaba borracho. Han recordado que un policía sólo está autorizado a disparar si consideran que su vida o la de otros está en peligro.

Descarga la aplicación

en google play en google play