Escúchenos en línea

Empresarios texanos cabildean a favor de reforma migratoria

LaVoz.com. Desde Washington. | 24 de Mayo de 2007 a las 00:00
Dirigentes empresariales texanos están cabildeando a los senadores republicanos de ese estado para que respalden el proyecto de reforma inmigratoria en discusión en la cámara alta. Sin embargo, los empresarios objetaron las cláusulas del proyecto que obligarían a los indocumentados a salir del país y regresar para obtener el estatus legal. Una coalición de empresarios pidieron a los senadores Kay Bailey Hutchison y John Cornyn que "expresen la urgencia de apoyar la aprobación de una reforma inmigratoria exhaustiva", en una carta abierta publicada el jueves en el diario Dallas Morning News. "Esperamos que los dos senadores republicanos de Texas respalden este proyecto. Creemos que es una oportunidad única y debemos completar la tarea", dijo Bill Hammond, presidente de la Asociación Texana de Empresas y miembro del directorio de Empleadores Texanos a Favor de la Reforma Inmigratoria. La coalición dijo que la economía estatal y nacional se vería perjudicada y las empresas sufrirían por falta de mano de obra si el Congreso no aprobara un proyecto de ley de inmigración. Su posición es similar a la de otro texano, el presidente George W. Bush, cuyo gobierno impulsa un proyectyo que daría estatus legal a los indocumentadores y crea un programa de visas de trabajo temporarias. Bajo el proyecto, algunos inmigrantes deberían salir del país y regresar antes de poder trabajar legalmente. En una conferencia telefónica con periodistas, los empresarios dijeron que obligar a los inmigrantes ilegales a salir del país y regresar no beneficiaría a nadie. "Pedirles que se vayan a casa y regresan sería oneroso para ellos y los empleadores", dijo Cliff Butler, vicepresidente de la empresa Pilgrim's Pride, con sede en Pittsburg, Texas. Hutchison dijo que trataría de enmendar la cláusula del proyecto que permitiría a los indocumentados obtener las visas de trabajo renovables Z, pero los obligarían a regresar a sus países para solicitar la residencia. Dijo que su enmienda "quitará la amnistía del proyecto y obligar a la persona que quiera trabajar legalmente, si se encuentra aquí ilegalmente, a regresar a su país y solicitar (la visa) fuera del país". Según su plan, el inmigrante tendría dos años de plazo para salir después de registrarse con el gobierno federal. Cornyn incluyó una propuesta similar en un proyecto que auspició el año pasado. Cornyn y Hutchison participaron de las negociaciones que dieron lugar al proyecto en el Senado, pero no están entre los senadores que lo impulsan.

Descarga la aplicación

en google play en google play