Escúchenos en línea

Hospitales de Arizona se niegan a atender indocumentados

Agencia EFE. Desde Phoenix, Arizona. | 24 de Mayo de 2007 a las 00:00
Muchos son los inmigrantes que requieren atención médica en los hospitales de Arizona, pero éstos tratan de remitir estos casos a los del lado mexicano, incluso a pesar de la gravedad de algunos pacientes, denuncian activistas. Estos traslados ocurren en algunas ocasiones sin el consentimiento de sus propias familias, aseguró a Efe la activista Magdalena Schwartz. "Es una tragedia la que viven muchas familias, pareciera que la vida de un indocumentado no tiene valor, si no tiene una "green card" (tarjeta de residencia)", dijo Schwartz. La activista latina ayuda a familias de inmigrantes indocumentados que han sido arrestados en Arizona bajo la ley estatal "anti-coyote", por la que las autoridades locales presentan cargos en contra de los traficantes de indocumentados y de los que pagan por sus servicios. Debido a estas actividades, Schwartz se ha encontrado con varios indocumentados que al estar hospitalizados, sus familias enfrentan serios problemas ante la inmediata y constante insistencia para trasladarlos a hospitales del otro lado de la frontera, particularmente a la ciudad de Hermosillo, en Sonora (México). "Prácticamente los están deportando, los están enviando a otro país", denunció la activista. Uno de los casos más recientes fue el de Greissy Baldenegro, una joven mexicana de 19 años que fue atropellada el mes pasado por un camión de basura en la ciudad de Mesa. La joven sufrió serias lesiones cerebrales, lo que la dejó inmovilizada. "Desde un principio, la familia tuvo muchos obstáculos para que Greissy obtuviera el cuidado médico que necesitaba", dijo Schwartz. Aseguró que a pesar de las súplicas de la familia Baldenegro, que se encontraba en este país con una visa de turista, fue trasladada a México el pasado 5 de mayo, sin que un miembro de su familia la acompañara durante el viaje. "La abandonaron en un hospital de Hermosillo", denunció la activista. En opinión de Schwartz, los hospitales están más interesados en el costo económico que en la vida de una persona, especialmente si ésta no tiene un seguro médico. Por su parte, representantes del hospital Scottsdale Osborn, lugar donde estuvo hospitalizada Baldenegro por tres semanas, se negaron a dar detalles sobre el caso de la joven, bajo el argumento de que deben de proteger la privacidad de sus pacientes. Keith Jones, portavoz del hospital, aseguró que el nosocomio "no es una instalación para personas que requieren de cuidado por largo tiempo". Indicó que en este tipo de casos, el hospital busca encontrar un lugar donde el paciente pueda recibir el cuidado médico que necesita, particularmente en el país de origen de la persona. Aseguró que el hospital ha trasladado pacientes no sólo a México, sino a otros países como Egipto y Alemania. El portavoz se negó a comentar si el traslado de los pacientes está relacionado de alguna forma con su estatus migratorio. En opinión de Schwartz, desde la aprobación de la ley estatal 200, que niega asistencia pública a los inmigrantes indocumentados, estos no tienen ningún derecho, ni siquiera para salvar sus vidas. "Los hospitales ni siquiera les informan a sus familias que pueden aplicar por ayuda médica de emergencia o programas de caridad", dijo la activista. Los inmigrantes indocumentados han sido señalados por varios grupos como una de las principales causas de la crisis económica que sufren algunos hospitales en Arizona, especialmente aquellos que se encuentran cerca de la frontera y que ofrecen cuidado de emergencia de nivel uno. Se desconoce el número exacto de pacientes que cada año son trasladados desde Arizona a hospitales mexicanos. Mientras tanto, el caso de Baldenegro se encuentra en manos de un abogado, quien estudia la posibilidad de entablar una demanda.

Descarga la aplicación

en google play en google play