Escúchenos en línea

Redada contra inmigrantes en Colorado deja familias divididas

LaVoz.com. Desde Pueblo, Colorado | 27 de Mayo de 2007 a las 00:00
La congregación de una iglesia en Colorado quedó casi vacía el domingo luego que varios miembros fueran detenidos y deportados por ser inmigrantes indocumentados. Autoridades de inmigración citadas por el diario local The Pueblo Chieftain confirmaron que por lo menos 15 personas _procedentes de México, Sudamérica y Polonia_ fueron arrestadas en el área. Ninguno tuvo posibilidad de comprobar su estancia legal en Estados Unidos y un juez ordenó su deportación. La noche del sábado, la Iglesia de Nuestra Señora de Mount Carmel celebró una vigilia de oración para ellos pero sólo acudieron 40 personas, pues gran parte de la congregación es inmigrante y tenían miedo de aparecer en público. El padre Marco Salinas lamentó el temor que se ha apoderado de los fieles. "Soy la voz de esta iglesia y las personas me escuchan", afirmó Salinas. "En este momento, no están escuchando, están asustados. Ningún lugar es seguro. Las cosas serán diferentes en esta iglesia", agregó. No fue posible obtener comentarios de algún vocero de la oficina federal de inmigración el sábado. "Entiendo que las autoridades tienen que hacer su trabajo. Si alguien viola la ley, tiene que pagar, tiene que pagar. (Pero) aquellas personas que no tienen nada que pagar están sufriendo", añadió el sacerdote en referencia a las esposas e hijos que se quedaron en Estados Unidos. "Estoy muy triste", dijo el sacerdote a The Pueblo Chieftain, mientras se frotaba la cara. Dijo que la mayoría de los arrestados, si no todos, eran hombres. "Nuestras familias están sufriendo. Nuestra familia está dividida. Nuestra familia tiene miedo. No tenemos ningún lugar para encontrar paz", afirmó. El consulado mexicano con sede en Denver informó que aquellos hijos cuyos padres fueron deportados se están quedando con miembros de las familias inmediatas. Agregó que quienes así lo soliciten al consulado serán transportados a México para que se reúnan con sus familias. "¿Pero quién va pagar la renta, las cuotas por los automóviles, los pagos de seguro?", preguntó el sacerdote. "Estos hombres son jefes de familia. ¿Quién cuidará de la familia? Es muy difícil entender esta ecuación", añadió.

Descarga la aplicación

en google play en google play