Escúchenos en línea

Diego Sánchez, un ejemplo para Presidente de EEUU

Buenos Aires. Página 12 | 11 de Junio de 2013 a las 15:55

Al exhortar al Congreso a aprobar la reforma migratoria, el presidente de Estados Unidos puso como ejemplo a un inmigrante argentino de 22 años, egresado universitario, que tuvo que vivir "con el temor a la deportación": "Este es el resultado de una lucha de todos los soñadores (jóvenes indocumentados que llegaron de niños a Estados Unidos), que están luchando por la reforma hace varios años", aseguró Sánchez, uno de los 11 millones de "sin papeles" que se beneficiarían con la regularización que contempla el proyecto oficial.

Diego dejó la provincia del Chaco junto con sus padres hace 13 años para migrar hacia los Estados Unidos "con la intención de luchar por el futuro" de toda la familia, recordó su madre, Alejandra Saucedo, en diálogo con la agencia oficial Télam desde el estado de Florida. "Pero no sabíamos que nos íbamos a encontrar con tantas trabas. La más grande fue cuando mi hijo terminó la secundaria y no pudo seguir estudiando", contó Sucedo.

"Nunca bajamos los brazos, él nunca tuvo miedo, y empezamos a hablar con las universidades hasta que la Saint Thomas University de Florida nos abrió las puertas", evocó la mujer de 43 años, una de las líderes de la organización "Madres de Soñadores" en los Estados Unidos. Sin embargo, la lucha de los Sánchez y sus tres hijos continuaría todos los días, ya que para que Diego pudiera obtener su actual título en Filosofía y Psicología tuvieron que "hacer de todo, vendimos hasta 400 empanadas por fin de semana para pagar la facultad", agregó Saucedo, quien explicó que por ser indocumentado tuvo que pagar una cuota de estudiante internacional, "4 o 5 veces más cara que una regular".

"Él me demostró que sí se puede", agregó la madre de Diego, repitiendo el eslogan de campaña electoral de Barack Obama utilizado por la comunidad hispana en el país. Entre todos los invitados presentes este mediodía en la Casa Blanca, Obama optó por mencionar la historia de Diego, un "soñador" que "había hecho todo bien, no se había metido en problemas, se había destacado en clase, contribuido a su comunidad, sintiéndose esperanzado sobre su futuro y de repente, se entera que tiene que vivir con el temor de la deportación".

Su destino cambió recién cuando "escuchó que íbamos a ofrecer una oportunidad para los jóvenes como él de salir de las sombras, fue y se anotó", dijo el presidente en referencia al programa DACA (Acción Diferida para Inmigrantes que Llegaron en la Infancia, en español) anunciado por el gobierno estadounidense un año atrás y del cual el argentino resultó beneficiario hace apenas un mes. Su testimonio es, además, un reflejo de lo que padecen a diario las familias inmigrantes con integrantes que todavía no pudieron regularizar su estatus. Hasta hace sólo días y debido a que no pudo acceder a la residencia como sus hermanas por ser mayor de 18 años, Diego compartía el miedo de ser deportado junto con su padre, quien ahora es el único que continúa sin lo spapeles en regla.

"Estoy muy honrado" por haber sido citado como ejemplo "pero la realidad es otra", advirtió sin rodeos el defensor de los derechos de los inmigrantes. "Sabemos que las personas siguen siendo deportadas, muchísimas personas que no tuvieron la misma oportunidad que yo, que no pudieron egresar de sus estudios", advirtió. Por eso, lo que ocurrió en Washington "a uno le da más fuerza, más energías, porque a veces te desanimás porque están pasando cosas todo el tiempo, cosas antiinmigrantes, y esto te reanima a seguir luchando por la reforma", añadió.

El día elegido por la Casa Blanca para ejercer presión sobre la ansiada reforma migratoria que abriría el camino a la ciudadanía para alrededor de 11 millones de personas que viven sin papeles en los Estados Unidos coincide con el inició de los debates en el Senado del proyecto de ley presentado por cuatro senadores demócratas y cuatro republicanos, y que la mayoría oficialista en la Cámara Alta se propone aprobar antes el feriado nacional del 4 de julio. "Así es la reforma migratoria: aplicación más inteligente, un camino para ganar la ciudadanía, mejoras a nuestro sistema legal. Son todos pasos de sentido común", dijo Obama en el acto junto a Sánchez.

"Tuvieron apoyo bipartidista, de una amplia representatividad de líderes de todos los ámbitos. Por lo que no hay razón para que el Congreso no tenga esto listo para el final del verano" en el Hemisferio Norte, aseveró el jefe de Estado. No obstante, para que la administración demócrata logre lo que podría convertirse en su principal victoria del segundo mandato de Obama o su gran fracaso, necesita el apoyo de un sector de la oposición republicana, que exige modificaciones en materia de seguridad en las fronteras para acompañar la legislación. A su vez, para que la iniciativa se convierta en ley, el texto que apruebe la Cámara Alta deberá ser armonizado con la Cámara de Representantes (diputados), que continúa sin presentar su propia propuesta de reforma.


Descarga la aplicación

en google play en google play