Escúchenos en línea

Argentina a la vanguardia en el reconocimiento de la migración como un derecho

Buenos Aires. Télam. | 23 de Junio de 2013 a las 16:17

Lo aseguró Pablo Ceriani Cernadas, investigador de la Universidad de Lanús y primer experto argentino en integrar el comité de la ONU que supervisa la aplicación de la Convención sobre Trabajo Migrante.

Ceriani, quien fue seleccionado por votación de los estados parte, será uno de los siete expertos que se sumarán al comité a partir del 31 de diciembre, cuando se renueven la mitad de sus miembros.

Adoptada por la ONU en 1990, la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migrantes y sus Familias ofrece un marco jurídico mínimo para prevenir y eliminar la explotación de los 200 millones de personas que viven y trabajan en un país diferente al de su nacimiento.

Dado que, 23 años después, sólo 46 de los 193 países de la ONU han firmado o ratificado el tratado, entre los cuales están muchos países sudamericanos como Argentina pero ninguno de la Unión Europea ni EEUU, es ardua la tarea que tiene por delante el comité.

"Está claramente en debate el derecho a migrar como derecho humano fundamental y Argentina, y en términos generales los países sudamericanos, son los que están a la vanguardia en cuanto a empezar a mirar la migración como un derecho y ya no como una cuestión que amenace el orden público, la economía, o la identidad cultural", dijo a Télam Ceriani Cernadas.

"Y este derecho se ve aún más necesitado de ser reconocido a partir de un aumento de las desigualdades, que son las que hacen que cada vez más personas necesiten salir", agregó.

Con relación a la influencia de la globalización en este tema recordó que "la migración es un elemento estructural del capitalismo, que ha entrado en la fase del neoliberalismo, con la consecuente precarización laboral. Paralelamente, hay un contexto que la facilita por la libre circulación de capitales y de bienes; y por la demanda de los países de destino, tanto de mano de obra barata, como de más ingresos para sostener el sistema de seguridad social, equilibrando una tasa demográfica en declive".

Según el especialista, "paradójicamente, se han ido reforzando los mecanismos de control migratorio, lo cual es funcional en contextos de crisis, donde una parte de la sociedad demanda mano dura contra esa mano de obra más precaria e indocumentada que puede ser fácilmente removida".

Recordó que los migrantes desde el punto de vista político "reducen el posible conflicto social (en su país) a partir de la emigración"; y que hay una "cuestión económica derivada de lo que vuelve en concepto de remesas migratorias a los países de origen", aunque "la contracara es que muchas veces los que migran son profesionales que tuvieron la oportunidad de educarse en su país, y su salida implica una pérdida de esa inversión".

Por lo tanto "hay beneficios y desventajas que en general no son discutidos en la agenda política y mediática sobre la migración".

Cernadas recordó que esa construcción de agenda "está dirigida a ocultar otras realidades. Por ejemplo, el eje del conflicto en el Parque Indoamericano era la falta de vivienda, un problema que nos atraviesa a todos, pero de repente terminamos discutiendo todos sobre una supuesta política descontrolada de migración".

Además, el especialista afirmó que "hay un estereotipo según el cual hay una inmigración buena -europea y de fines del siglo XIX- y una mala -que es contemporánea y latinoamericana-, aunque para sostenerlo se falsee la historia".

"Eso oculta por un lado las dificultades de integración que tuvieron los migrantes europeos en la Argentina; y por otro el hecho de que los migrantes actuales son tan buscadores de trabajo como los anteriores", remarcó.

Con relación a la violación de los derechos humanos de la población migrante afirmó que se podría dividir en dos bloques, de los cuales "el primero incluye a todas las violaciones vinculadas con el control migratorio, cuya intensificación contribuye a un aumento de la xenofobia y advertimos un retroceso gravísimo en cuestiones vinculadas al derecho a la libertad porque las personas, incluso niños, permanecen detenidas durante días, meses o años a pesar de que se trata sólo de una infracción administrativa".

"Y el otro gran bloque de violaciones a los derechos humanos es la restricción a derechos básicos: a la salud, a la vivienda, a la educación", agregó.

Ceriani Cernadas subrayó que "hasta ahora la convención ha servido para marcar las contradicciones, para impulsar cambios  en la legislación, pero es verdad que hasta ahora su impacto ha sido ciertamente limitado, por eso es importante el trabajo del  comité y de las organizaciones sociales".

Finalmente, afirmó que su designación forma parte del "reconocimiento de los cambios importantísimos que ha dado Argentina en su política migratoria en los últimos 10 años, sobre todo con la nueva ley que mira la migración desde la realidad  y desde un paradigma de derechos".


Descarga la aplicación

en google play en google play