Escúchenos en línea

A pesar del racismo, las latinas culminan estudios universitarios

Agencia EFE. Desde New York. | 30 de Mayo de 2007 a las 00:00
Miles de mujeres y entre ellas numerosas latinas, recogen en estos días sus diplomas universitarios y ven realizado un sueño que, como en los casos de Irene, Jennifer y Marilyn, parecía inalcanzable. La incorporación de la mujer a los estudios superiores ha crecido en EE.UU. de forma espectacular en las últimas dos décadas y las féminas superan ya a los hombres en graduaciones anuales. Alrededor de 1,4 millón de estudiantes lograron una licenciatura en 2004 y casi 811.000 de ellos eran mujeres, según datos divulgados por la National Science Foundation (NSF) en diciembre. Entre las latinas, el avance ha sido también notable y en ese año se licenciaron casi 65.000 latinas -frente a unos 40.000 latinos- muy por encima de las 38.000 féminas que recibieron su diploma en 1995. Es el caso de Irene González Román, de raíces puertorriqueñas y madre de tres hijos, quién a pesar de haber sido diagnosticada en 2002 de cáncer de tiroides, no dejó sus estudios de inglés y estará entre los alrededor de 2.000 graduados que recibirán mañana su diploma en Queens College. González Román ha subrayado que ese centro, su familia y su trabajo en una escuela de Brooklyn le dieron la fuerza y el coraje necesarios para superar los graves problemas de salud sufridos en los últimos años, a pesar de lo cual no perdió más de cinco días de clases o de trabajo. El jueves también se gradúa Marilyn Zapata quien explicó a Efe que se siente satisfecha de haber cumplido ese objetivo aunque va a echar de menos a los profesores de Queens College y la emoción de aprender nuevas cosas. "Ese día estaré pensando en los 36 años que me ha llevado lograr mi sueño, tener la licenciatura", afirmó y agregó que ya piensa en conseguir en un futuro el doctorado en Neuropsicología y sueña con dedicarse a la enseñanza y a la investigación en ese campo. Zapata interrumpió sus estudios en la década del 70, con la responsabilidad de cuidar a su hijo recién nacido y las penurias derivadas de la ruptura de su matrimonio con un ecuatoriano, lo que la llevó a depender por momentos de la asistencia pública. Asegura que durante su graduación tendrá en mente el respaldo que siempre recibió de sus hijos Eric y Lisa, "quienes durante todos estos años me han visto luchar y avanzar entre interminables tareas que a veces parecían insuperables". Jennifer Cruz cumplirá 22 años mañana coincidiendo también con su graduación en Psicología en ese mismo centro universitario neoyorquino. Los problemas en el hogar familiar la llevaron a buscar refugio temporal durante su primer año de universidad en casa de una amiga y habría acabado en un centro para personas sin techo de no ser por una tía que le ofreció dormir en su casa, sobre un sofá. A pesar de combinar varios trabajos y de la angustia de tener que reunir cada mes dinero para poder alquilar un lugar en que vivir, Cruz logró mantener sus estudios a flote y conservar la beca que le permitía avanzar en su carrera. "Mi madre, Nellie, me dice que puedo hacer cualquier cosa que yo quiera", comentó poco antes de su graduación y explicó que quiere seguir trabajando con niños que han sufrido abusos en el hogar. James Muyskens, presidente de Queens College, declaró a Efe que las historias de Irene, Marilyn y Jennifer son "retratos auténticos de coraje". "Conseguir un diploma universitario significaba tanto para ellas que perseveraron a pesar de obstáculos que habrían vencido a muchos de nosotros. Estamos muy orgullosos de ellas, que personifican el poder que tiene la educación para cambiar vidas", agregó. Todas ellas coinciden en que el esfuerzo ha valido la pena y en su deseo de trabajar en campos donde pueden ayudar a otros en su educación o a caminar por la vida. "Mi mensaje para los jóvenes es que la educación es la llave para convertir cualquier sueño o ambición profesional en una realidad", recalcó Zapata.

Descarga la aplicación

en google play en google play