Escúchenos en línea

Deportados demandan a empresa por robarles sus salarios

LaVoz.com. Desde Philadelphia, Pennsylvania. | 30 de Mayo de 2007 a las 00:00
Un total de 14 inmigrantes indocumentados que trabajaron largos turnos limpiando cocinas, lavando suelos y fregando retretes en restaurantes para una empresa de intendencia se sumaron a una demanda para que se les paguen salarios adeudados. Algunos de los demandantes fueron detenidos en febrero por agentes federales durante redadas en sitios de trabajo, por lo que fueron deportados antes de recibir sus últimos sueldos, según el texto de la demanda. Otros indocumentados dijeron haber trabajado semanas de hasta 80 y 100 horas sin haber devengado la paga de horas extra o incluso el salario mínimo prevaleciente. "La gente debe ser consciente de los tipos de situaciones de explotación que están pasando allí, en particular con los trabajadores inmigrantes", dijo la abogada Nadia Hewka, de la organización Community Legal Services en Filadelfia, que ayudó a entablar la demanda federal. "Alguien que haya trabajado 80 horas a la semana debe recibir una paga justa por esas horas, sin importar su estado de inmigración", agregó. Los 14 demandantes trabajaron para Rosenbaum-Cunningham Internacional Inc., una empresa contratista de limpieza, mantenimiento y conserjería con sede en Florida. En Filadelfia, la compañía colocó a sus trabajadores en restaurantes de la cadena Dave & Buster's Inc. Rosenbaum-Cunningham y tres de sus altos ejecutivos fueron acusados este año de varios cargos federales en Michigan por no haber verificado el estado de inmigración de sus trabajadores y por no haberle pagado al gobierno federal más de 18 millones de dólares en impuestos laborales. La presentación formal de los cargos sigue pendiente. Los inmigrantes dicen que trabajaron hasta 110 horas por semana. Muchos fueron encerrados con llave en sus sitios de trabajo, con jornadas de 11 horas diarias, los siete días de la semana y sin descansos, dijeron sus abogados. Los inmigrantes ganaban menos del salario mínimo federal, que es de 5,15 dólares por hora, o menos del salario mínimo en Pensilvania y de otros estados donde es superior al monto federal, según la demanda. La querella fue entablada en marzo en Filadelfia, pero se espera que se unan otros trabajadores en California, Texas, Nueva York y otros estados, agregó Hewka. Los abogados buscan que su pleito sea elevado de categoría a demanda colectiva. Los abogados están tratando de contactar a centenares de inmigrantes detenidos en las redadas de febrero, que se enfocaron en 63 restaurantes en 18 estados y que usaron a trabajadores contratados por Rosenbaum-Cunningham, incluyendo negocios de las cadenas Hard Rock Cafe, ESPN Zone y Planet Hollywood. "Algunos de nuestros clientes fueron deportados, algunos partieron voluntariamente y algunos no fueron detenidos en absoluto", precisó Hewka. "El reto ahora mismo está en encontrarlos", añadió. Shannon D. Farmer, quien representa legalmente a Rosenbaum-Cunningham, no respondió de inmediato el miércoles por la mañana a un mensaje telefónico en busca de comentarios.

Descarga la aplicación

en google play en google play