Escúchenos en línea

Captura del Z-40 da respiro a indocumentados en México

Ciudad de México. Agencias. | 18 de Julio de 2013 a las 15:34

Durante su travesía por riesgosas vías férreas de México hacia EE. UU., el hondureño Samuel Alberto Centeno recibió una oferta de salario mensual, mujeres y drogas para incorporarse a Los Zetas, el sanguinario cártel cuyo líder, Miguel Ángel Treviño, fue capturado el lunes y con este hecho dio respiro a los indocumentados.

Los sujetos armados que lo abordaron a él y a otros migrantes le ofrecieron un sueldo de mil dólares mensuales. “Querían que nosotros trabajáramos con ellos”, explicó a la AFP Centeno fuera de un albergue para migrantes en Huehuetoca, estado de México, vecino a la capital.

El pago de Los Zetas para el joven de 19 años era a cambio de participar en asesinatos, tráfico de drogas, secuestro y extorsión.

Logra sobrevivir

Según Alejandro Solalinde, sacerdote defensor de los derechos de los extranjeros sin papeles, el hondureño corrió con suerte porque en varias zonas del país este grupo realiza reclutamientos masivos y forzados entre los migrantes.

“El reclutamiento es obligado. Allí le entran o le entran, o los matan”, señaló en forma tajante el cura, quien dirige otro refugio en Oaxaca (sur) y que en 2012 se vio obligado a dejar durante un tiempo el país por amenazas de muerte.

Según estimaciones de los responsables de los refugios, Los Zetas “se quedan con el 10%” de todos los indocumentados que viajan clandestinamente por México en trenes de carga hacia la frontera con EE. UU., añadió el clérigo.

Activistas han relatado reclutamientos forzados, por ejemplo en Saltillo, Coahuila (norte). “Allí mismo cuando los bajan de un autobús los prueban”, obligándolos a matar a sus propios compañeros de viaje (...), según Solalinde.

Se calcula que más de 140 mil indocumentados ingresan cada año en México con el objetivo de llegar a la frontera norte.

Los Zetas, señalados como el principal grupo secuestrador de migrantes, es el cártel más violento de México.

La captura del Z-40 representa “un alivio momentáneo” para los migrantes porque el cártel se va debilitando, aunque está lejos de ser neutralizado porque tiene presencia en una veintena de estados mexicanos, consideró Solalinde.

El Gobierno acusa a Treviño de ordenar la masacre de 72 migrantes de Centro y Sudamérica en un rancho de Tamaulipas (noreste) en agosto de 2010. El único sobreviviente, un ecuatoriano, declaró que las víctimas fueron asesinadas porque se negaron a trabajar para Los Zetas.


Descarga la aplicación

en google play en google play