Escúchenos en línea

Lazos familiares dominan debate de inmigración en EEUU

LaVoz.com. Desde Washington. | 4 de Junio de 2007 a las 00:00
Una disputa sobre los efectos de los lazos familiares en la inmigración futura está dominando los debates en el Senado sobre una propuesta de ley que otorgaría estatus legal a millones de inmigrantes ilegales. Los legisladores, tras una semana de receso durante la cual la propuesta fue un tópico candente de conversación entre sus constituyentes, están bajo intensas presiones para resolver divergencias pendientes sobre elementos claves y completar la ley. La Casa Blanca está presionando para la aprobación de la medida, que el presidente George W. Bush ha promovido, con una campaña de relaciones públicas y esfuerzos privados de cabildeo usualmente reservados para temas de prioridad. Pero primero, los senadores deberán maniobrar entre un campo minado de desacuerdos partidistas e intrapartidistas. Los demócratas están buscando dar a los lazos familiares más importancia en la medida, que por primera vez evalúa los futuros arribos más por educación, habilidades y experiencia laboral que por vínculos filiales. Los republicanos dicen que eso pudiera interferir con el principio que permitió que la alianza conservadora-liberal consiguiese el acuerdo preliminar. El secretario de Comercio Carlos Gutiérrez advirtió que los senadores que están buscando cambios en la propuesta deberían preguntarse: "¿Hará esto que se derrumbe la coalición bipartidista?". Asistentes de los miembros del grupo negociaron durante la pausa congresional con la intención de evitar desafíos fatales para el acuerdo. La propuesta une los principales objetivos de los conservadores –mayor seguridad fronteriza y un sistema de inmigración basado en necesidades económicas más que en lazos familiares– y los de los liberales –la legalización de aproximadamente 12 millones de inmigrantes indocumentados. Clave para el acuerdo es el fin de la práctica de dar a familiares de ciudadanos estadounidenses preferencia automática para la residencia permanente –un punto mayor de queja para republicanos claves para el acuerdo. En lugar de ello, quienes solicitaron residencia después del 1 de mayo del 2005, tendrían que pasar por un sistema de puntuación que recompensa educación, entrenamiento laboral y dominio del inglés, y da poco crédito por lazos familiares. Varios demócratas están pidiendo que las viejas reglas basadas en familia sean aplicadas aún a los centenares de miles de inmigrantes que están esperando para recibir sus tarjetas de residencia.

Descarga la aplicación

en google play en google play