Escúchenos en línea

Un pueblo desecha castigos para quienes ayuden a ilegales

Agencia EFE. Desde Chicago, Illinois. | 6 de Junio de 2007 a las 00:00
Una iniciativa para castigar a quienes ayuden a inmigrantes indocumentados fue descartada por el Concejo Municipal de la villa de Carpentersville, al noroeste de Chicago. Ocho meses después de su presentación, que provocó duras críticas y protestas, el concejo declinó anoche incluir en su agenda una ordenanza que proponía sanciones para caseros que alquilen a indocumentados, o a comerciantes que contraten a inmigrantes sin los papeles en regla. No hubo un solo voto a favor, informa hoy el "Sun-Times", ni siquiera de los dos autores de la medida, los concejales Paul Humpfer y Judith Sigwalt. El presidente del concejo, Bill Sarto, quería decidir sobre el tema para terminar con las protestas y la "mala reputación" que se abatió sobre la villa. "Quisiera que se despejen las nubes", dijo en referencia a la atención centrada sobre Carpentersville desde que se hizo pública la iniciativa. Silvia Realzola, empresaria y residente de la zona, desafió al concejo a encarar al tema. En su opinión, los autores solamente usaron la propuesta para apuntalar sus campañas de reelección en abril, aunque éstos afirman que el proyecto de ordenanza respondía a reclamos de los habitantes de la villa. Ed Ritter, otro de los concejales, dijo que la propuesta "está muerta", y es "una pérdida de tiempo", por lo menos hasta que la Suprema Corte de los EE.UU decida sobre un caso similar presentado en Hazleton, Pensilvania, lo que puede demorar años. Sigue en pie, sin embargo, otra propuesta para que el Departamento de Policía de Carpentersville participe en el programa federal denominado 287 (g), para recibir entrenamiento de inmigración sobre cómo lidiar con inmigrantes indocumentados. "Tal vez sea necesario otro enfoque para poner la casa en orden", dijo por su parte el síndico Keith Hinz.

Descarga la aplicación

en google play en google play