Escúchenos en línea

Contra el ambiente hostil, en Charlotte ayudan a integración de inmigrantes

Agencia EFE. Desde Charlotte, North Carolina. | 8 de Junio de 2007 a las 00:00
Una organización de Charlotte trabaja arduamente para que los miles de indocumentados que residen en la ciudad se integren a la comunidad, a pesar de enfrentarse a un ambiente hostil de grupos anti-inmigrantes. El grupo Comunidades por una Reforma Migratoria Integral (CCIR) surgió a comienzos de 2006 cuando se inició la lucha en el país por derrotar el proyecto de ley 4437 de la Cámara de Representantes, que criminalizaba a los inmigrantes sin papeles. "La situación no ha sido sencilla, tenemos una congresista federal abanderada de la causa anti-inmigrante, un alguacil muy severo contra los indocumentados, una radio en inglés xenofóbica", dijo a Efe Julio Roa, portavoz de CCIR. Poco antes de que CCIR iniciara sus actividades, Sue Myrick, la representante a la Cámara por el Distrito 9 de Carolina del Norte, que comprende a Charlotte, había presentado tres proyectos de ley para hacer más rápida la deportación de los indocumentados. "La muerte de ciudadanos estadounidenses, provocada por 'ilegales' que manejaron embriagados, que ya habían sido convictos por conducir borrachos y deportados varias veces, originó la arremetida de Myrick en contra de los latinos", explicó Roa, quien agregó que por eso hubo indignación en la comunidad anglosajona. No obstante, con la radio en inglés en contra, el 25 de marzo de 2006 CCIR logró congregar a más de 7.000 personas en el centro de Charlotte en pro de los indocumentados. El 10 de abril de 2006, el grupo organizó un exitoso día sin consumo y en medio de redadas masivas del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), la organización realizó el 1 de mayo de ese mismo año una vigilia a la que acudieron diez mil manifestantes. Días después de las marchas, el alguacil del condado Mecklenburg, al que pertenece Charlotte, formalizó el programa federal 287g, que facultó a agentes locales actuar como oficiales de inmigración e iniciar procesos de deportación desde las cárceles de la ciudad. Para combatir el ambiente anti-ínmigrante, CCIR ha organizado talleres comunitarios y ha dedicado sus esfuerzos a cabildear por la reforma migratoria integral, con el concepto de que se está participando en forma pacífica de un movimiento por los derechos civiles de los inmigrantes latinos. Durante este año, la organización realizó campañas de llamadas telefónicas, cartas, correos electrónicos y faxes, siendo los pioneros en estas actividades, antes de que éstas fueran adoptadas por las organizaciones nacionales, según dijo Ligia Cadena, activista de CCIR . "Hemos ido a cabildear a Washington en muchas ocasiones. Nuestros integrantes se han reunido con congresistas y senadores. Hemos participado en las marchas convocadas en la capital", relató Cadena Añadió que lo más difícil comienza ahora, al haberse estancado el proyecto de reforma migratoria en el Senado. "Ahora no solo vamos a enfrentarnos al clima anti-inmigrante en Charlotte, sino que tenemos que trabajar más duro para que haya una esperanza para los 70.000 indocumentados que están radicados en nuestra ciudad", afirmó.

Descarga la aplicación

en google play en google play