Escúchenos en línea

Mandan a la cárcel a ocho ilegales «cazados» en Cactus

Agencia Notimex. Desde Dallas, Texas. | 8 de Junio de 2007 a las 00:00
Ocho indocumentados mexicanos y guatemaltecos, de los 53 acusados de robo de identidad tras una redada en la ciudad texana de Cactus, fueron sentenciados este viernes a penas de entre ocho meses y un año de prisión. La Procuraduría Federal para el Norte de Texas informó que las ocho personas, que trabajaban en la procesadora de carne Swift & Co., se sumaron a sus 14 compañeros que fueron sentenciados hace dos semanas, mientras otros 31 están a la espera de sus sentencias. Los nuevos sentenciados son Sebastián Pol Pérez, Gabino Miranda Ortega, Gumersindo Cac Coj, Marcos Juárez Chich y Juan Aguilar, todos a ocho meses de prisión, mientras María de los Angeles García Martínez y Miguel Alonso Chic pasarán tras las rejas un año y un día. La oficina de la Procuraduría precisó que todos fueron sometidos a juicio en la Corte Federal de Amarillo, Texas, aunque no explicó por qué, si se trata del mismo delito, unas sentencias son más largas que otras. En cambio, si detalló que una vez cumplidas las sentencias, los inmigrantes serán turnados a las autoridades de inmigración para su procesamiento y deportación. Los 22 sentenciados hasta ahora y los otros 31 que se han declarado culpables forman parte de los 295 inmigrantes detenidos el pasado 12 de diciembre en la planta de Cactus, una de las seis de la compañía Swift que fueron intervenidas ese día en varios estados. En la acción, que constituyó la mayor serie de redadas realizada hasta ahora por las autoridades migratorias estadunidenses, fueron arrestados en total mil 282 inmigrantes, de los cuales 220 fueron acusados de cargos criminales, incluido el grupo de 53 en Texas. Las incursiones de agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas fueron realizadas a las plantas de Swift ubicadas en Cactus, Texas; Grand Island, Nebraska; Greeley, Colorado; Hyrum, Utah; Marshalltown, Iowa; y Worthington, Minnesota. De los mil 282 trabajadores detenidos, unos 600 eran originarios de México y el resto proceden de Guatemala, Honduras, El Salvador, Perú, Laos, Sudán y Etiopía.

Descarga la aplicación

en google play en google play