Escúchenos en línea

Grupos antiinmigrantes reclaman al Congreso por reforma

Agencia EFE. Desde Washington. | 14 de Junio de 2007 a las 00:00
Grupos oponentes a la legalización de los inmigrantes indocumentados y que reclaman un mayor control de las fronteras de EEUU iniciaron desde este jueves tres días de manifestaciones y gestiones ante el Congreso en Washington. La denominada "Marcha por Estados Unidos" comenzó la mañana de este jueves con una manifestación desde la Casa Blanca hasta el Monumento de Washington, en la cual participaron unas 800 personas, y seguirá este viernes, con otra demostración similar. Los organizadores esperan que unas diez mil personas concurran a la concentración del sábado, durante la cual hablarán los representantes republicanos Tom Tancredo, de Colorado, Dana Rohrabacher, de California, y Virgil Goode, de Virginia. La posibilidad de una legalización para más de doce millones de inmigrantes indocumentados, contenida en un proyecto de ley que se ha estancado en el Congreso, ha irritado a vastos sectores de la ciudadanía estadounidense y ha dividido al Partido Republicano. El presidente George W. Bush apoya la reforma de la ley de inmigración, que incluye mecanismos para la legalización, pero los republicanos en el Congreso, que afrontan una campaña electoral en 2008, están más atentos a la ira de sus votantes. "Queremos recuperar nuestro país de manos de los políticos locos que no escuchan a los ciudadanos", dijo al diario The Washington Post Melissa Gardner, de Sacramento (California), una de las organizadoras de la "Marcha por EE.UU". Gardner, de 49 años, explicó que las manifestaciones de millones de inmigrantes, legales e indocumentados, y sus simpatizantes hace un año en varias ciudades de los Estados Unidos le mostraron que era necesario que "quienes se oponen a una amnistía también salgan a la calle". David Keene, presidente de la Unión Conservadora Estadounidense (ACU, por su sigla en inglés), dijo que "el debate sobre la ley de inmigración ha vigorizado a la derecha y la ha unificado por la manera en que la Administración Bush intentó convertir en demonios a su oposición conservadora". Los conservadores, añadió Keene, "no cantan todos la misma canción, pero están furiosos por lo que ven como una camarilla de políticos que tratan de que nos traguemos algo sin discusión ni consulta". Phylis Schafly, presidenta del grupo conservador Eagle Forum, dijo que "casi el 98 por ciento de los miembros (de su organización) se opone a lo que Bush quiere acerca de la inmigración". Las actividades de hoy han estado centradas en la llamada Operación Cuenta de Bajas, creada por ciudadanos de California y Carolina del Norte en memoria de las personas que han muerto como resultado de acciones de inmigrantes indocumentados. Esto incluye desde víctimas de homicidios hasta personas que murieron en accidentes causados por conductores ebrios. Otras organizaciones que proponen restricciones en la inmigración, y que presionan constantemente en Washington, indicaron que si bien simpatizan con las demostraciones no estarán presentes. William Gheen, presidente del comité de acción política Reforma de Inmigración Estadounidense (ALI-PAC, por su sigla en inglés), dijo que "la mayor parte de los grupos de alcance nacional se han enfocado en parar el proyecto de ley en el Senado, y esto hasta ahora nos ha dado resultados". "Los inmigrantes ilegales salen a la calle porque todo lo que pueden hacer es juntarse en muchedumbres para hacer presión", agregó Gheen en declaraciones al The Washington Post. "Nuestra gente trabaja en las oficinas, salas de reuniones y sesiones de comités para usar lo que queda de nuestro Gobierno", concluyó.

Descarga la aplicación

en google play en google play