Escúchenos en línea

Podrían condenar a muerte a hondureño culpable de asesinar y violar a un niño

LaVoz.com. Desde New Jersey. | 18 de Junio de 2007 a las 00:00
Un reo hondureño acusado de matar y violar a un menor podría salvarse de la pena de muerte si solamente uno de los miembros del jurado que decidirá su futuro considera que ha demostrado retraso mental, dijo la Corte Suprema del estado en un fallo emitido el lunes. El fallo, aprobado en proporción de cuatro contra dos por los magistrados de la corte, aclara una decisión emitida en octubre que retira la obligación de los fiscales para demostrar si un sospechoso es mentalmente competente para ser juzgado, dejando que sean los mismos acusados los que dejen patente su competencia o no, lo cual pone a Nueva Jersey en igualdad de circunstancias con otros estados. Los sectores contrarios al cambio también criticaron la aclaración del lunes, afirmando que se debe de obligar a los fiscales a demostrar la ausencia de retraso mental más allá de toda duda, antes de que alguien pueda ser ejecutado. El fallo emana del caso de Porfirio Jiménez, jornalero de origen hondureño acusado de atacar sexualmente a un niño de 10 años antes de matarlo en el 2001 en el condado de Morris. Los abogados de Jiménez afirmaron que presenta retraso mental, con un coeficiente intelectual de 68. La oficina de defensores de oficio, que representa a Jiménez y quería aclarar estos temas antes de que sea juzgado, se mostró satisfecha por el fallo del lunes, dijo Stephen W. Kirsch, asistente del titular de la oficina. "Ciertamente es fácil para cualquier parte el ser responsable por presentar pruebas si tiene que convencer solamente a un jurado y no a 12", dijo Kirsch. La fiscalía del estado, la cual señaló que la pena de muerte es inaplicable solamente cuando el jurado determina que el defendido no es mentalmente competente, no tuvo declaraciones inmediatas al respecto. El fallo representa otro golpe para la aplicación de la pena de muerte en Nueva Jersey, donde la legislatura considera un proyecto de ley para abolirla. Nueva Jersey reinstauró la pena capital en 1982, pero no ha ejecutado a nadie desde 1963. La legislatura aprobó una moratoria a las ejecuciones en diciembre del 2005, cuando formó una comisión encargada del estudio de esa condena.

Descarga la aplicación

en google play en google play