Escúchenos en línea

Ciudad de Illinois entrenará a policías para atrapar ilegales

Agencia EFE. Desde Chicago, Illinois. | 19 de Junio de 2007 a las 00:00
La vecina ciudad de Waukegan es la primera en Illinois en solicitar certificación para poner en marcha el polémico programa 287-G y entrenar a su cuerpo policial en la detección y detención de indocumentados con antecedentes criminales. Por siete votos a favor y dos en contra, el Concejo Municipal autorizó anoche al jefe de policía William Biang a entrar en contacto con el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) e iniciar el proceso. "Sabemos que el tema es polémico y que la gente lo puede interpretar mal, pero es algo que teníamos que hacer", declaró a Efe el presidente del Comité de Seguridad Pública, Rafael Rivera. En su opinión, "esto no significa que la policía saldrá a realizar redadas". El programa, que fue establecido inicialmente para su aplicación en conjunto con agencias policiales de estados fronterizos con México, entrena a los agentes en el procesamiento de los detenidos con antecedentes y a entregarlos al ICE para deportación. En el caso de Waukegan, una ciudad ubicada al norte de Chicago con mayoría latina entre sus 90.000 habitantes, el concejal Rivera afirma que la intención de la policía es apuntar hacia pandilleros, traficantes de drogas o personas que cometieron otras faltas. "Y no estamos hablando solamente de latinos, porque también tenemos gente mala de otros orígenes", afirmó. Según el programa, el jefe de policía, el alcalde y otras autoridades locales serán entrevistados por personal del ICE, que además inspeccionará las instalaciones con que cuenta la policía. Luego será elaborado un memorando de entendimiento entre Waukegan y el ICE, documento que según Rivera será examinado minuciosamente cuando sea sometido al Concejo Municipal, antes de la firma. "No vamos a permitir abusos o el mal uso de esta herramienta", afirmó. En particular, dijo que "nada tienen que temer los que rentan apartamentos o emplean a indocumentados", en referencia a una ordenanza discutida sin éxito por la Junta de Síndicos de Carpentersville, otro suburbio de Chicago. Sin embargo, su colega Tony Figueroa -que fue uno de los dos votos en contra- dijo que existe desconfianza en la población de Waukegan porque la medida podría "abrir las compuertas" a la fiscalización del estatus migratorio de la gente. "Se ha creado un mini circo, un estado de desconfianza general", afirmó a Efe. Figueroa teme que ocurran abusos como los sucedidos con la aplicación de una multa de 500 dólares a conductores sorprendidos sin licencia y seguro, a quienes además se les obliga a pagar otros cargos y en muchos casos terminan con el vehículo confiscado por la municipalidad. "Yo apoyé esa ordenanza al principio, pero luego vinieron los abusos", sostuvo. La aplicación de esta ordenanza, que en su mayoría afectó a indocumentados, fue suspendida provisionalmente por un juez federal porque una persona ganó una demanda en contra de la municipalidad, por el decomiso ilegal de su auto. Alejandro Domínguez, del Centro sin Fronteras, acusó a supuestos grupos racistas que serían los encargados de "avivar ideas antiinmigrantes en Waukegan". La activista Margaret Carrasco, por su parte, dijo que "con policías migratorios nadie va a querer denunciar un delito por temor a ser deportado". El concejal Figueroa admitió que quienes presionan por la medida "son los americanos de Waukegan". Hasta el momento no hay información oficial sobre los pormenores de lo votado y solamente se dijo que se trabaja en la redacción del acuerdo. Según información del Departamento de Seguridad Nacional, hay otros siete cuerpos policiales adheridos al programa 287-G en EE.UU., otros once pidieron certificación y hasta el momento se ha entrenado a 160 agentes estatales y locales.

Descarga la aplicación

en google play en google play