Escúchenos en línea

Republicanos quieren imponer el inglés como idioma oficial

Agencia EFE. Desde Washington. | 19 de Junio de 2007 a las 00:00
Dos legisladores republicanos de la Cámara de Representantes de EEUU promueven sendas iniciativas para la seguridad fronteriza y el inglés como idioma oficial, como una alternativa a la reforma migratoria que discute el Senado. Los congresistas Peter King, de Nueva York, y Lamar Smith, de Texas, explicaron en un comunicado conjunto que las dos iniciativas tienen el objetivo de reforzar, ante todo, la seguridad en las fronteras de los Estados Unidos. Se trata, por un lado, de una resolución para exigir que las autoridades hagan cumplir a rajatabla todas las leyes de inmigración ya existentes y, por otro, de un proyecto de ley para la reforma migratoria integral. La resolución, presentada hoy, pide, entre otras cosas, que se prohíba el uso de la matrícula consular mexicana en las instituciones financieras de EEUU como cédula de identidad oficial. También pide un aumento, de al menos 1.306 en el número de agentes fronterizos, y un incremento de al menos 15.944 camas en los centros de detención de inmigrantes para fines del año fiscal 2007. Además exige la construcción de un muro a lo largo de 700 millas en la frontera con México. Este proyecto, que será presentado oficialmente esta semana, no ofrece la legalización de los inmigrantes clandestinos, y en eso dista mucha de la iniciativa que promueven en paralelo los legisladores Jeff Flake (R-Arizona) y Luis Gutiérrez (D-Illinois). Además, el proyecto de ley King-Smith convertiría el inglés en idioma oficial de Estados Unidos, una lengua compartida por el 82,1 por ciento de su población. Ambos legisladores, miembros de los comités de Seguridad Nacional y Judicial de la Cámara Baja, respectivamente, dijeron estar convencidos de que la reforma migratoria que analiza el Senado es deficiente y no logrará que EEUU recupere el control de sus fronteras. "Además, contra los deseos del pueblo estadounidense, el proyecto de ley en el Senado otorgaría casi de inmediato una amnistía" para la población indocumentada en el país, argumentó King, haciéndose eco de los conservadores que se oponen a la legalización de los doce millones de indocumentados en Estados Unidos. Para el legislador neoyorquino, estos son asuntos "graves" que sólo "debilitarían la seguridad de nuestro país", por lo que ambas iniciativas suponen una "alternativa" responsable. El proyecto de ley, que los dos republicanos bautizaron como "Secure Borders FIRST", exige que las autoridades obtengan el "control operacional de todas nuestras fronteras y aseguren un mejor cumplimiento de las leyes actuales de inmigración". También modifica sustancialmente el programa de visas "H-2A", para que sea el mercado laboral el que dicte el número de visas que Estados Unidos otorga cada año para inmigrantes en el sector agrícola del país. El proyecto de ley de King y Smith señala los agujeros del actual sistema de inmigración y pide que las autoridades hagan cumplir, sin excepciones, el registro de las entradas y salidas de todo extranjero bajo el programa "US Visit" para 2008. También pide la deportación expedita de todo indocumentado que haya sido arrestado dentro de un parámetro de 100 millas en la zona fronteriza, o de cualquier indocumentado que haya sido condenado en tres ocasiones por conducir ebrio. Además, como castigo, elimina ciertas deducciones tributarias a empresas que contraten a trabajadores indocumentados. También exige un aumento en el número de agentes e investigadores de la Patrulla Fronteriza. El proyecto de ley de reforma migratoria ante el Senado sí ofrece legalización para la mayoría de los inmigrantes indocumentados, aunque éstos deben pagar multas y cumplir con una serie de requisitos. Los senadores tratan de ponerse de acuerdo sobre el número y contenido de las enmiendas que someterán a votación, posiblemente la semana entrante. Para convertirse en ley, ambas cámaras tienen que armonizar sus versiones de la reforma migratoria en un sólo texto, antes de enviarlo al presidente George W. Bush para su promulgación.

Descarga la aplicación

en google play en google play