Escúchenos en línea

Casa Blanca dice que inmigración es positiva para economía de EEUU

Agencia EFE. Desde Washington. | 20 de Junio de 2007 a las 00:00
La inmigración tiene un impacto positivo en la economía de Estados Unidos y en los ingresos de los trabajadores estadounidenses nativos, según un estudio elaborado por el Consejo de Asesores Económicos del presidente George W. Bush. Este informe se publica pocos días después de que senadores republicanos y demócratas hayan llegado a un acuerdo para recuperar el proyecto de ley de reforma migratoria que se encontraba estancado en el Senado desde el pasado día 7. En concreto, el estudio revela que el aumento en los ingresos de los estadounidenses procedente del rendimiento de los inmigrantes se sitúa en más de 30.000 millones de dólares al año. En este contexto, la inmigración ha incrementado la media de los salarios de los ciudadanos estadounidenses entre un 0,7 y un 1,8 por ciento desde 1990. El informe subraya que los inmigrantes tienden a "completar y no a sustituir" a los nativos con sus trabajos, y recalca que por eso, "limitar la inmigración sería un camino poco eficiente para ayudar a los americanos con un salario relativamente bajo". Según los datos recopilados por el Consejo de Asesores Económicos, en 2006 los inmigrantes sumaron el 15 por ciento de la fuerza laboral de Estados Unidos y en los últimos diez años fueron responsables de aproximadamente la mitad del crecimiento del empleo en este país. En lo que se refiere al impacto fiscal de la inmigración, el estudio destaca que, en general, tiene una influencia bastante positiva a largo plazo. De hecho, los inmigrantes y sus descendientes pagan más impuestos de lo que después el Estado les devuelve a través de los servicios públicos. En la misma línea, el informe de la Casa Blanca desmiente el tópico de que la inmigración "cura o causa desequilibrios fiscales significativos". En otro apartado, el estudio analiza también la otra cara de la moneda y resalta los beneficios de vivir y trabajar como inmigrante en Estados Unidos. De acuerdo con los datos recogidos en el informe, un mexicano que trabaja en este país saca una ventaja salarial de un mínimo de 2 a 1 a un compatriota que se ha quedado en su país, y esa mejora puede llegar al 6 a 1, dependiendo del nivel de educación y de la edad. El estudio indica, asimismo, que la cuota de desempleo de los inmigrantes es más baja que la de los trabajadores estadounidenses (el 4 por ciento frente al 4,7 por ciento en 2006), pero la media de ingresos también es más baja comparada con ellos. Así, mientras que a nivel general un estadounidense gana unos 743 dólares a la semana, un inmigrante recibe a cambio unos 575 dólares, un 22,6 por ciento menos. Las diferencias salariales aumentan o disminuyen dependiendo del nivel educativo y de la ocupación de los inmigrantes. Por último, el informe se refiere también a la integración de los inmigrantes, de los que dice que asimilan muy bien la cultura estadounidense. De esta forma, mientras que para el 72 por ciento de la primera generación de inmigrantes el español es su idioma dominante, tan sólo lo es para el 7 por ciento de la segunda generación. El presidente Bush es un acérrimo defensor de una reforma migratoria que permita la legalización de buena parte de los cerca de doce millones de inmigrantes ilegales que se calcula que viven en el país y que cree en un programa de trabajadores temporales para quienes quieran venir a cubrir los puestos laborales en los que los estadounidenses no están interesados.

Descarga la aplicación

en google play en google play