Escúchenos en línea

Critican en México justicia de EE.UU. tras ejecución de connacional

Ciudad de México. PL. | 23 de Enero de 2014 a las 11:11

La ejecución la noche del miércoles de Edgar Tamayo demuestra el doble rasero que aplica la justicia de Estados Unidos con los mexicanos y los pobres, consideró hoy la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de este país.

De acuerdo con el titular de la organización, Raúl Plascencia, la pena capital aplicada a su connacional en el estado de Texas significa una derrota para los derechos humanos y el sistema internacional de justicia.

En el marco de una visita a la entidad federativa de Michoacán, lamentó que un país vanagloriado de defender el Estado de derecho le dé al mundo una lección de barbarie y de cómo hay un doble discurso, pues se ejecutó a un mexicano en violación de la legislación internacional y las reglas elementales de su debido proceso.

Plascencia lamentó que ya no podrá saberse si Tamayo era inocente o culpable del cargo que se le imputaba -el asesinato de un policía de la ciudad de Houston en 1994-, y enfatizó que el vecino norteño hizo caso omiso de una sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que ordenaba restablecer las garantías del acusado.

Vemos cómo en Estados Unidos, cuando se trata de personas pobres y de mexicanos, tristemente la justicia tiene un rasero distinto al que se aplica con los nacionales, manifestó el titular de la CNDH.

Según el defensor de los derechos humanos, las autoridades mexicanas se esforzaron hasta donde se podía para evitar la ejecución.

Tamayo formaba parte del llamado Fallo Avena, mediante el cual la CIJ, con sede en La Haya, Países Bajos, resolvió en 2004 que Estados Unidos está obligado a revisar y reconsiderar las sentencias de 51 mexicanos sentenciados a la pena capital.

De acuerdo con el principal órgano judicial de la Organización de las Naciones Unidas, Washington violó el artículo 36 de la Convención de Viena al no respetar el derecho de los prisioneros a recibir asistencia y protección consular.

Luego de que la CIJ ordenara revisar los casos del Fallo Avena, el Gobierno norteamericano pidió respetar la resolución, pero el estado de Texas llevó el asunto ante la Suprema Corte de Justicia del país, la cual resolvió a su favor.

Para el máximo tribunal de la nación norteña, la determinación de La Haya no era de cumplimiento obligatorio por no existir en Estados Unidos una legislación federal en ese sentido.

La víspera la ejecución estaba prevista para las 18:00, hora local de Texas, pero fue detenida en espera de un fallo de la Suprema Corte de Justicia norteamericana, ante la cual la defensa presentó la última apelación posible.

Sin embargo, la abogada del mexicano, Sandra Babcock, informó que no procedieron los recursos relacionados con la violación de los derechos consulares del cliente ni con su presunto retraso mental, por lo que se le aplicó una inyección letal.


Descarga la aplicación

en google play en google play