Escúchenos en línea

Riverside quiere cancelar prohibición a ilegales de alquilar casas

Agencia EFE. Desde Riversid, New Jersey. | 20 de Junio de 2007 a las 00:00
El Concejo de la ciudad de Riverside, en el condado de Burlington, busca dejar sin efecto una ordenanza que penaliza alquilar o emplear a indocumentados, si se retiran las demandas en contra de la municipalidad. "Es una victoria" dijo a Efe el reverendo Miguel Rivera, presidente de la Coalición Nacional Latina de Ministros y Líderes Cristianos que en agosto de 2006 acudió a la Corte Federal de Camden para presentar una demanda en contra de la medida. No obstante, Rivera dejó claro que Conlamic no va a desistir de la demanda porque quiere que el tribunal emita una decisión que evite que en un futuro se intente revivir esta ordenanza, que, aun sin entrar en vigor, causó que inmigrantes abandonaran la ciudad. Tres de cinco concejales votaron el martes en la noche a favor de pedir al abogado de Riverside no ejecutar la medida -uno votó en contra y una abstención- si no se continúa adelante con las demandas, una de Conlamic y otra en un tribunal local, que presentó un grupo de comerciantes y propietarios de viviendas. La medida fue propuesta por el pasado alcalde de Riverside, el republicano Charles Milton, y avalada por el concejo, que en ese entonces también dominaban republicanos. La votación del concejo, que ahora dominan los demócratas, es un paso atrás a su propio intento de poner en marcha la ley, lo que Rivera atribuye a las conversaciones que han habido en la corte federal entre las partes y a la derrota que sufrió una ordenanza igual a ésta, en Farmers Branch, Texas. También lo atribuye a victorias del Fondo Legal y Educativo Puertorriqueño en Hazleton, Pensilvania y otras localidades donde se han tomado acciones antiinmigrantes. "Es muy probable que la ciudad de Riverside y sus concejales hayan recibido el mensaje que Farmers Branch recibió por parte de un juez federal, que echó abajo la implantación de una ordenanza municipal similar", comentó. El juez federal Sam Lindsay suspendió el pasado lunes la ejecución de la Ordenanza 2903 en la ciudad de Farmers Branch, que prohibía el alquiler de viviendas a inmigrantes indocumentados. La medida, aprobada por los residentes en votación, debía entrar en vigencia ayer martes, y según el magistrado, la orden se contraponía a la legislación federal al crear una clasificación para determinar quién puede o no puede vivir en un apartamento. Rivera destacó además que hace diez días Conlamic pidió al tribunal federal que este caso no llegara a juicio y que se emitiera una decisión. "Tal vez al darse cuenta de que era muy probable de que iban a perder, tomaron esta decisión anoche", dijo el líder religioso, quien felicitó al concejo por su acción y a quienes enviará una carta, así como al alcalde, informándoles sobre la posición de Conlamic de no retirar el caso. El abogado de Conlamic, William Sánchez, no ha recibido notificación oficial de la decisión del concejo, pero una activista les notificó de lo sucedido. "Ellos usaron su conciencia al votar, al reconocer que la comunidad no está de acuerdo con la medida, pero no vamos a ceder en la demanda, no estamos dispuestos a ceder absolutamente nada", sostuvo. "Queremos que la corte federal emita una decisión porque sabemos que violaron ley federal, un fondo para indemnizar comerciantes y las familias que se fueron a las que no se les regresó el depósito del alquiler y que se paguen los gastos incurridos en el caso", afirmó Rivera. En su impugnación de la ordenanza, Conlamic alegó que no hay base constitucional para que un Gobierno municipal intervenga en la jurisprudencia federal de regular la inmigración. También que se violan derechos civiles desde el punto de vista de que la comunidad, legal o no, tiene derecho a vivir donde lo desee y su estatus legal no debe ser impedimento para progresar económicamente y lograr su sueño.

Descarga la aplicación

en google play en google play