Escúchenos en línea

Niño latino de 13 años perdido en desierto de Arizona, buscando reencontrarse con su madre

Agencia EFE. Desde Tucson, Arizona. | 21 de Junio de 2007 a las 00:00
Los niños que cruzan solos la frontera inician una aventura con un final incierto como el drama que vive la madre de un menor salvadoreño de 13 años que desapareció hace dos semanas mientras cruzaba el desierto de Arizona. Desde hace dos semanas María Díaz vive una pesadilla al desconocer el paradero de su hijo, José Rafael Díaz, a quien se le vio por última el pasado 3 de junio. El menor de 13 años intentaba cruzar el desierto de Arizona en compañía de su hermano Carlos Armando, de 16 años, cerca de la población fronteriza de Sasabe, cuando el grupo con el que viajaban fue descubierto por la Patrulla Fronteriza. "Veníamos dos grupos, en total éramos como 26 personas, pero cuando vimos los helicópteros y las motos unos corrieron para un lado y otros para otro", relató a Efe Carlos Armando. Desde ese momento se desconoce el paradero de José Rafael, ya que durante la confusión los hermanos se separaron. Carlos Armando fue arrestado por los agentes fronterizos, quienes al enterarse de que era un menor de edad de origen salvadoreño lo trasladaron al centro de detención para menores en Florence, en Arizona, desde donde se comunicó con su madre que reside en Nueva York. "Sólo me dijo que ya estaban aquí, que estaban detenidos, por lo que de inmediato viajé para buscarlos, cuando llegué al centro fue cuando me enteré que no se sabía nada de José Rafael", dijo la angustiada madre. La historia de Díaz es la de muchas madres inmigrantes que llegan a los Estados Unidos en busca de una mejor vida para sus hijos, a quienes se ven obligados a dejar en sus países de origen. "Tenía más de 11 años sin verlos, cuando por fin hace algunos meses que pude regresar y verlos", relató Díaz mientras espera en un cuarto de hotel en la ciudad de Tucson. Durante ese reencuentro del cual guarda una fotografía que ahora ha servido para iniciar la búsqueda de su hijo, fue cuando los menores le expresaron sus deseos de vivir con ella en EE.UU. "Sabíamos que era un viaje peligroso, pero ya no podía mas, uno quiere tener a su hijos aquí, para poder cuidarlos y darles amor de madre", enfatizó la inmigrante quien se encuentra amparada bajo el Estatus de Protección Temporal o TPS. Los hermanos salieron de la población de La Libertad, en El Salvador el pasado 23 de mayo y llegaron a la frontera de Arizona el 2 de junio y de inmediato contactaron a un "coyote" quien acordó cruzarlos y llevarlos a Nueva York por 7.000 dólares. "Traté de llamarlo (al contrabandista) una y otra vez, pero nunca obtuve una respuesta para saber que había pasado", dijo Díaz, de 33 años, y quien tiene otro hijo de 10 años. De acuerdo con estadísticas del Florence Inmigrant & Refugees Rights Proyect en Arizona, un promedio de 1.000 menores de edad indocumentados son arrestados al año por agentes estadounidenses. Cuando un menor de edad no mexicano es detenido por los agentes federales, generalmente es trasladado al centro de detenciones de Florence, donde abogados que trabajan con el proyecto tratan de asesorarlos. En 2006, los abogados entrevistaron a 1.259 menores, en su mayoría niños provenientes de El Salvador y Guatemala. El consulado de El Salvador en Nogales, Arizona, dijo que se ha buscado intensamente a José Rafael, incluso entre los deportados, pero hasta el momento no se ha tenido éxito. También se contactó al Consulado de México por si existía la posibilidad de que el menor hubiera sido deportado como mexicano, pero tampoco han tenido resultados. Su hermano mayor, Carlos Armando comentó que el contrabandista les dijo que en caso de que fueran arrestados por la Patrulla Fronteriza dijeran ser de mexicanos y mayores de edad. "Ya ha pasado mucho tiempo, si lo hubieran deportado a México ¿Por qué no se ha comunicado conmigo o a El Salvador? El tiene todos los teléfonos", cuestionó Díaz. "Lo único bueno es que tampoco hemos tenido malas noticias, no hay récord en la morgue, ni tampoco en los cuerpos que se han encontrado en el desierto", dijo esperanzada. El consulado de El Salvador actualmente busca al menor en centros de detenciones en Texas, donde algunas veces son llevados los menores arrestados en Arizona.

Descarga la aplicación

en google play en google play