Escúchenos en línea

Jefe republicano en el Senado duda respaldar a Bush en reforma migratoria

LaVoz.com. Desde Washington. | 21 de Junio de 2007 a las 00:00
El senador republicano Mitch McConnell, líder de su partido en la cámara alta, dice estar indeciso sobre si votará en favor del proyecto de reforma migratoria que el presidente George W. Bush respalda firmemente. Desde hace tiempo McConnell ha solicitado una reforma a las leyes de inmigración, pues considera que la situación actual adolece de graves fallas. Y como líder de la minoría en el Senado, el papel de McConnell es crucial para conseguir el respaldo que el presidente desea. Sin embargo, en una entrevista con The Associated Press el jueves, McConnell dijo que no decidirá cómo votar en torno a la medida hasta que la próxima semana se tomen las decisiones sobre una larga serie de enmiendas. "El proyecto de ley tiene aspectos positivos y negativos", dijo McConnell, que el martes y el miércoles evadió las preguntas de los reporteros sobre cuestiones de inmigración. "No todas sus partes me entusiasman". "Cuando concluya el proceso", señaló, "vamos a tener que afirmar claramente si esto representa una mejoría al status quo o no. Aún no estoy listo para hacer dicha afirmación". McConnell dijo que aún se desconoce si los partidarios del proyecto de ley pueden emitir los 60 votos que se requerirán cuando se someta la legislación ante los 100 miembros del Senado. Su meta principal, señaló, ha sido cerciorarse que todos los republicanos reciban un trato justo y se les escuche. "A fin de cuentas, francamente desconozco si esto tendrá éxito o no", señaló McConnell. "Pero le hemos dado nuestro mejor esfuerzo". Los colegas de McConnell ya conocen su ambivalencia, pero sus comentarios del jueves sobre sus aprensiones fueron especialmente francos y específicos. En gran medida reflejan las profundas divisiones en la base republicana en torno al asunto. Muchos grupos empresariales, ansiosos por obtener empleados para puestos de bajos salarios, respaldan el proyecto migratorio. Y diversos conservadores sociales, respaldados por algunos comentaristas de televisión, lo denuncian como una amnistía a los inmigrantes ilegales. El proyecto de ley del Senado reforzaría la seguridad en las fronteras y endurecería las medidas contra los empleadores que contraten a indocumentados, crearía un nuevo programa de trabajadores invitados y proporcionaría formas para que la mayoría de los aproximadamente 12 millones de inmigrantes ilegales que se encuentran en el país obtengan el estatus legal. La Cámara de Representantes aún no redacta una legislación.

Descarga la aplicación

en google play en google play