Escúchenos en línea

Poco optimismo entre migrantes por propuesta republicana sobre reforma

Washington. Agencias. | 4 de Febrero de 2014 a las 17:52

Una propuesta de los legisladores republicanos de apoyar la regularización de millones de inmigrantes ilegales reabre una puerta para aprobar la primera reforma migratoria de Estados Unidos en una generación, pero nadie canta victoria aún.

"Es significativo porque indica algo de movimiento, sugiere que la reforma migratoria no está muerta", señala Karthick Ramakrishnan, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de California.

"Es un cambio importante" y las probabilidades de aprobarse una ley que modifique el vencido sistema migratorio mejoran "ligeramente, pero aún va a ser muy difícil", dice por su parte la politóloga Susan McManus, de la Universidad del Sur de Florida.

El partido, que propuso la "auto deportación" de los inmigrantes en la campaña presidencial de 2012, se refiere ahora a la legalización bajo ciertas condiciones de los 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos.

En el plan republicano, develado el pasado jueves, quienes entraron clandestinamente a Estados Unidos podrían "vivir legalmente y sin miedo" en el país, pero sólo si antes "aceptan admitir su culpabilidad, se someten a verificaciones de sus antecedentes, pagan multas cuantiosas y sus impuestos atrasados, siguen clases de inglés y de educación cívica estadounidense y son capaces de mantener a sus familias" sin ayudas públicas.

La propuesta no ofrece a los indocumentados una vía especial a la ciudadanía, un punto defendido por el presidente Barack Obama e incluido en el proyecto que ya aprobó en junio el Senado, de mayoría demócrata.

Pero no niega taxativamente la ciudadanía a los inmigrantes que obtengan el estatus legal, en un intento del liderazgo republicano de romper el polarizado debate entre los grupos más conservadores de su partido que rechazan cualquier amnistía a los ilegales y los demócratas más liberales, señalan analistas.

Clave para 2016

Los principios "son muy vagos" y eso está "hecho intencionalmente", señaló Gary Segura, director de la firma encuestadora LatinoDecisions.

"Es quizás una manera para que ambas partes canten victoria, que los republicanos puedan decir 'esto no es amnistía, no hay una vía especial para la ciudadanía', pero no cierra completamente la puerta a la vía a la ciudadanía", dijo Ramakrishnan a la AFP.

De hecho, la declaración de principios ya despertó optimismo de parte de Obama y legisladores demócratas.

El 2013 parecía ser el año de la reforma migratoria luego que en junio el Senado aprobó un amplio proyecto legislativo, pero las esperanzas se fueron diluyendo en la Cámara de Representantes a medida que se avecinaba 2014 y el calendario de elecciones legislativas.

Sin embargo, el tema es crucial para el partido Republicano en su esfuerzo por recuperar el voto latino, pilar en la reelección de Obama, de cara a los comicios presidenciales de 2016.

"Si los republicanos no crean caminos con los hispanos ahora, será muy difícil hacerlo en 2016", dijo McManus a la AFP.

La declaración de principios "es el primer paso en ese sentido", señaló Ramakrishnan.

Primarias, primero

Pero los republicanos deben avanzar en proyectos concretos durante el año o de lo contrario "los votantes latinos pensarán que no toman en serio la aprobación de una legislación sobre inmigración", añadió.

Al mismo tiempo, muchos de esos congresistas van a ser desafiados por candidatos más conservadores en las primarias de los próximos meses, y una posición a favor de los inmigrantes puede valer la derrota en distritos, principalmente rurales y de población blanca, donde la reforma es tremendamente impopular.

"Los republicanos temen definir ese tema antes de las primarias" porque "no quieren el flanco derecho de los ataques. Esto va a ser postergado", dijo a la AFP Miguel Tinker Salas, profesor de Historia latinoamericana en la universidad de Pomona en California.

"El calendario político es el que está rigiendo ahora el contexto de la reforma migratoria", señaló Tinker.

Acciones de Obama

Mientras tanto, la muy activa coalición de empresarios, sindicalistas y defensores de los inmigrantes no parece tener intenciones de bajar la presión que mantuvo durante 2013.

Pero también queda por ver qué acciones realiza el gobierno federal.

En su discurso sobre el estado de la Unión, Obama advirtió al Congreso que actuaría unilateralmente si no consiguiera apoyo legislativo, pero se refería a temas económicos y no a la reforma.

Para Ramakrishnan, el presidente podría amenazar con expandir el programa "Acción Diferida", que otorga un permiso temporal a los jóvenes que fueron traídos ilegalmente al país por sus padres.

Ese programa fue lanzado en 2012, otro año electoral.


Descarga la aplicación

en google play en google play