Escúchenos en línea

Republicanos usan todas sus armas para frenar reforma migratoria

Agencia DPA. Desde Washington. | 22 de Junio de 2007 a las 00:00
Los republicanos más opuestos a la reforma migratoria de Estados Unidos anunciaron este viernes que usarán todas las armas posibles para frenar la ley que actualmente se encuentra en proceso en el Senado. "Muchos de nosotros vamos a usar todas las herramientas y procedimientos que podamos para parar esta ley", sentenció el senador por Lousiana David Vitter. "Exactamente cuál será el resultado no lo puedo predecir. Pero seguro que vamos a usar todas las herramientas", agregó. Vitter expresó su oposición a la ley acompañado de otros cuatro senadores republicanos: Chuck Grassley (Iowa), Jim Demint (Carolina del Sur), Elizabeth Dole (Carolina del Norte) y Jim Bunning (Kentucky). Los cinco no tuvieron problemas en criticar abiertamente a importantes compañeros de partido, como el senador John McCain, que apoya la medida, o al gobierno del también republicano George W. Bush. "Lo único que puede funcionar (en la ley) es la parte de la amnistía, porque el gobierno es completamente incapaz de llevar a cabo el resto", sentenció Demint. "¿Tenemos que creer que el mismo gobierno que no puede dar pasaportes a los ciudadanos estadounidenses va a ser capaz de sellar nuestras fronteras?", se preguntó Bunning. Los defensores de la ley, entre ellos el propio Bush, rechazan la acusación de que exista una "amnistía". Pero los opositores consideran insuficiente que los inmigrantes tengan que pagar multas e impuestos y pasar un control de seguridad, entre otras medidas, para regularizar su situación. Para los republicanos más conservadores, la ley es en su esencia una repetición de la amnistía concedida en 1986 a 2,7 millones de inmigrantes ilegales durante la administración del igualmente republicano Ronald Reagan. "Esta ley repite los errores del pasado. No podemos permitirnos cuadruplicar el problema una vez más. Y por eso creo que esta ley es una mala, mala idea", agregó Vitter. "Es la misma canción", resumió Dole. Entre los más directos estuvo Grassley, de 73 años y senador desde 1980, que en 1986 votó a favor de la legalización de los indocumentados. "Cometí un error. Envié una carta a mis colegas que explica mi arrepentimiento por la votación del 86 y en la que les pido que aprendan de mis errores".

Descarga la aplicación

en google play en google play