Escúchenos en línea

Crece «carne de cañón» latina en las guerras de Estados Unidos

LaVoz.com. Desde Washington. | 24 de Junio de 2007 a las 00:00
El reclutamiento de latinos a las cuatro fuerzas armadas de Estados Unidos ha aumentado casi una cuarta parte desde las guerras de Irak y Afganistán, mientras que el de negros se ha reducido, según datos del Pentágono. Según datos del Pentágono obtenidos por The Associated Press, el número de latinos que se ha unido a las filas de las cuatro fuerzas armadas, tanto en servicio pleno como de reserva, creció de aproximadamente 27,000 en el 2003 –el año en que empezó la invasión de Irak– a más de 33,000 en el 2006, un aumento del 22.22%. Entretanto, el número de negros que se unen a las filas de las fuerzas armadas se ha desplomado en más de una tercera parte desde que comenzaron las invasiones a Irak y Afganistán, mientras aumentan las perspectivas laborales en Estados Unidos y esas guerras se han vuelto más impopulares. Según los datos del Pentágono, hubo casi 51,500 reclutas negros nuevos para servicio pleno y de reserva en el 2001. Ese número cayó a menos de 32,000 en el 2006, un declive del 38%. Los datos obtenidos por The Associated Press indican que el declive de reclutas activos ocurre en los cuatro servicios militares. El desplome es aún más notable cuando se incluyen la Guardia Nacional y las fuerzas de la reserva. Cuando sólo se cuentan las tropas en servicio pleno o "activo", el número de reclutas negros fue de más de 31.000 en el 2002 y bajó a 23.600 en el 2006, casi un cuarto menos. El declive es particularmente severo en las filas del ejército. Los resultados reflejan una creciente impopularidad de las guerras, particularmente entre las familias y aquellos adultos de raza negra que ejercen influencia sobre los estudiantes de bachillerato y universidad que contemplan al ejército como un lugar para servir a su país, elevar su educación o desarrollar una carrera. El mensaje no es ninguna sorpresa para el Pentágono, que lucha por aumentar el tamaño del Ejército y la Infantería de Marina. El comandante general de la Marina, James T. Conway, admite que el derramamiento de sangre en Irak _ donde han muerto más de 3.540 soldados estadounidenses _ es el mayor disuasivo para los candidatos a reclutas. La tendencia de reclutamiento de latinos es mixta según el servicio armado, con más ingresando en el ejército en el 2006 que en el 2001, y menos en la Infantería de Marina en el mismo periodo. Las estadísticas de la Infantería de Marina muestran que el número de latinos que prestaron servicio en esa rama bajó, de 23.000 elementos en el 2001 a aproximadamente 22.000 este año. El mayor Wesley Hayes, vocero de la oficina de reclutamiento de la Infantería de Marina, dijo que esa fuerza armada está trabajando para tratar de persuadir más a los padres latinos y a otros adultos con capacidad para influir en los jóvenes reclutas potenciales. En semanas recientes, agregó, su oficina creó una página de internet en español dirigida a los padres de familia.

Baja el reclutamiento de negros

El número de negros que se unen a las filas de las fuerzas armadas se ha desplomado en más de una tercera parte desde que comenzaron las invasiones a Irak y Afganistán, mientras aumentan las perspectivas laborales en Estados Unidos y la impopularidad de las guerras. Según datos obtenidos por The Associated Press, el declive de reclutas activos ocurre en los cuatro servicios militares. El desplome es aún más dramático cuando se incluyen la Guardia Nacional y las fuerzas de la reserva. Los resultados reflejan una creciente impopularidad de las guerras, particularmente entre las familias y aquellos adultos que ejercen influencia sobre los estudiantes de bachillerato y universidad que contemplan al ejército como un lugar para servir a su país, elevar su educación o desarrollar una carrera. En Washington D.C., Sean Glover dice que él ha hecho todo lo posible por persuadir a sus familiares negros a que eviten unirse al ejército. "No creo que sea un buen momento. No apoyo los esfuerzos del gobierno, ni aquí ni en el extranjero", agregó Glover, de 36 años. El mensaje no es ninguna sorpresa para el Pentágono, que lucha por aumentar el tamaño del Ejército y la Infantería de Marina. El comandante general de la Marina, James T. Conway, admite que el derramamiento de sangre en Irak –donde han muerto más de 3,540 soldados estadounidenses– es el mayor disuasivo para los candidatos a reclutas. Según datos del Pentágono, hubo casi 51,500 reclutas negros nuevos para servicio pleno y de reserva en 2001. Ese número cayó a menos de 32,000 en 2006, un declive del 38%. Cuando sólo se cuentan las tropas en servicio pleno o "activo", el número de reclutas negros fue de más de 31,000 en 2002, antes de bajar a 23,600 en 2006, casi un cuarto menos. El declive es particularmente severo en las filas del ejército.

Descarga la aplicación

en google play en google play