Escúchenos en línea

Senadores partidarios de la reforma migratoria hacen intenso cabildeo

LaVoz.com. Desde Washington. | 24 de Junio de 2007 a las 00:00
Los senadores partidarios de un proyecto de reforma migratoria intentaron de nuevo el domingo convencer a los demás legisladores a apoyar el plan que fortalecería la seguridad fronteriza y buscaría una manera de regularizar el estatus de unos 12 millones de indocumentados. Esta semana habrá un voto crucial en el Senado para determinar si se retoma el proyecto, frenado hace unas semanas cuando no hubo acuerdo entre los partidos. Con varios senadores distanciándose de la propuesta, es difícil determinar qué pasará. "Veremos si entre los dos partidos tenemos los 60 votos" para seguir adelante con el proyecto, dijo la senadora demócrata Dianne Feinstein. La medida restringiría el acceso fronterizo y la contratación de indocumentados, crearía un programa de trabajadores temporales y un sistema mediante el cual la mayoría de los indocumentados que se encuentran en el país podrían conseguir el estatus legal. Se estima que hay unos 12 millones de indocumentados en territorio estadounidense. El presidente George W. Bush ha promovido una reforma integral de la ley inmigratoria desde hace tiempo. El sábado exhortó al Congreso a "tener el coraje" de aprobar la reforma que daría estatus legal a millones de indocumentados y a la vez fortalecería la seguridad fronteriza. "Tenemos la obligación de resolver problemas que se han ido acumulando durante décadas", declaró Bush en su alocución radial semanal. "El estatus quo es inaceptable", añadió. Sin embargo, Bush se enfrenta a la resistencia de varios republicanos que exigen un fortalecimiento en la frontera y se oponen a cualquier política que se parezca a una amnistía para los indocumentados ilegales. El líder republicano del senado, Mitch McConnell, dijo la semana pasada que su apoyo para el proyecto pendía de una serie de enmiendas, y que de ser incorporadas, este se mostraría a favor de retomar el debate. El senador republicano Trent Lott, quien ha sido duramente criticado en su estado por apoyar el proyecto, dijo el domingo que "no me he comprometido a votar a favor del producto final. El proyecto se puede descarrilar. Pero estoy comprometido para intentar". Los demócratas tampoco las llevan todas consigo y han recibido críticas de aliados tradicionales como grupos laborales y de latinos. Estos últimos dicen que la propuesta es desfavorable para los trabajadores y que los requisitos para una visa se centran demasiado en los talentos del aplicante, y no toma en cuenta vínculos familiares.

Descarga la aplicación

en google play en google play