Escúchenos en línea

Once condados de North Carolina van contra indocumentados

Agencia EFE. Desde Charlotte, North Carolina. | 26 de Junio de 2007 a las 00:00
Al menos once condados de Carolina del Norte se unen a la tendencia nacional de impedir que los indocumentados reciban servicios sociales y reducen los fondos para programas no requeridos por leyes federales. Ayer mismo, los comisionados del condado Lincoln aprobaron por unanimidad una resolución que impediría a los latinos indocumentados recibir servicios sociales. El comisionado Bruce Carlton dijo a medios de comunicación, después de aprobada la resolución, que la medida era necesaria. "Nuestras escuelas están saturadas, faltan viviendas, la entrada a nuestro condado de inmigrantes ilegales contribuyen al caos y la muerte en nuestras carreteras", dijo Carlton. Agregó que la población de indocumentados no sólo aumentó en el condado que representa, sino en todo el estado. "Estos ilegales se mudan de un estado a otro y de un condado a otro para evitar medidas como la que nosotros hemos tomado. Debemos terminar con este caos", afirmó Carlton. La resolución, publicada en la página electrónica del condado, afirma que "los inmigrantes ilegales aumentaron el crimen debido a que no hablan o leen inglés, por lo que les impide entender las leyes de este país". Las leyes federales obligan a los estados y condados dar asistencia a las personas que buscan los servicios sociales, sin que se les pregunte por su estatus migratorio. En ese respecto, Carlton reconoció que la resolución en sí no traerá grandes cambios, pero aseguró que "es un comienzo para establecer la seguridad e ir cambiando poco a poco los servicios sociales en Carlton". La mayoría de los latinos que viven en Lincoln proceden de México, Costa Rica y algunos países de América del Sur. Gran parte son indocumentados. Ante esta situación, es poco lo que pueden hacer las organizaciones que ayudan a los inmigrantes que viven en la ciudad de Lincolnton. "Para mí no es una sorpresa la resolución tomada por los comisionados, porque desde hace un buen tiempo se notaba un ambiente muy pesado contra los inmigrantes, sobre todo, en este condado", dijo a Efe Marlene Arroyo, directora del Centro La Esperanza, con base en Lincolnton. "No es mucho lo que podemos hacer una vez están detenidos y pasados al ICE, pero siempre los atendemos con asesoría para que su carga no sea tan pesada", agregó. Por su parte, Betsy Chacón, directora del Centro Contacto Latino, dijo no entender el porqué de esta resolución. "No entiendo por qué tomaron esa resolución. No es usal que los latinos que viven en este condado se metan en problemas. Convocaremos a una reunión con los dirigentes comunales para ver la forma en que podemos revertir esa orden", dijo Chacón. Asimismo, la resolución anunció que el condado Lincoln se unirá al programa federal 287g, que autoriza a los agentes del alguacil a verificar el estatus migratorio de los latinos arrestados. Otros condados de Carolina del Norte que se han unido a este programa son Mecklenburgh, al que pertenece Charlotte, Gaston y Alamance. También los condados Henderson, Cabarrus, Catawba, Johnson, Union, Buncombe y Forsyth, solicitaron al ICE unirse a su programa, pero aún no han firmado el acuerdo. Desde que el condado Mecklenburgh se unió al programa 287g en abril del 2006, alrededor de 3.000 ilegales arrestados fueron deportados después que los agentes del alguacil verificaron su estatus migratorio. Otros condados de Carolina del Norte que han tomado medidas similares a la de Lincoln son Gaston y Concord. La junta de Comisionados de Gaston fue la primera en implementar este tipo de resoluciones en Carolina del Norte en octubre de 2006, pero algunos directores de departamentos se opusieron a la medida. El Departamento de Salud de Gaston dijo en esa ocasión que sus empleados continuarían atendiendo a los indocumentados, mientras las leyes federales se lo permitieran. De esa manera, muchos latinos indocumentados, que se habían ausentado de los centros de salud, regresaron. En Concord, la situación es similar y muchos latinos prefieren viajar hasta Charlotte para ser atendidos en los centros de salud y sentirse seguros. Se calcula que en Carolina del Norte viven alrededor de 600,000 latinos, el 80 por ciento indocumentados, en su mayoría mexicanos.

Descarga la aplicación

en google play en google play