Escúchenos en línea

Fundación en Denver limita alcance de sus becas para alumnos latinos

Agencia EFE. Desde Denver. | 27 de Junio de 2007 a las 00:00
Tim Márquez, un multimillonario petrolero de Denver, informó que las becas universitarias otorgadas por su fundación se darán sólo a estudiantes con sus documentos de inmigración en orden, modificando así el alcance de este programa. En noviembre de 2006, Márquez y su esposa Bernadette establecieron la Fundación de Becas de Denver (DSF, en inglés), con un aporte prometido de hasta 50 millones de dólares, convirtiendo así a la DSF en uno de los mayores programas privados de becas universitarias en el país. Al realizar el anuncio de las becas hace siete meses, Márquez sólo hizo referencia a que las becas se otorgarían a "alumnos latinos de familias de bajos recursos", sin mencionar la situación migratoria de los estudiantes. Ese anuncio se entendió como que alumnos indocumentados podrían haber usado las becas de la DSF para cubrir en parte el costo de sus estudios universitarios, al que pueden acceder siempre y cuando se presenten como estudiantes extranjeros y, como consecuencia, paguen el arancel universitario completo. Sin embargo, este martes, en rueda de prensa, Márquez dijo que sus abogados, tras revisar las nuevas leyes de Colorado sobre beneficios a inmigrantes, y tras analizar las leyes federales vigentes, llegaron a la conclusión que no se podrían otorgar "a sabiendas" becas para estudiantes indocumentados. Por el momento, la única forma de identificación que la DSF usará para verificar la presencia legal de una persona en Estados Unidos será el número de seguro social, comentó el multimillonario latino. Con sus becas, Márquez quería beneficiar este año a unos 600 alumnos de tres escuelas secundarias de Denver, dándole hasta 5.000 dólares a cada uno. En los tres establecimientos seleccionados, del 40 por ciento al 85 por ciento del estudiantado son jóvenes latinos. En marzo de este año, Márquez informó que de las 450 solicitudes recibidas, un 20 por ciento fue rechazado por los abogados de la DSF "porque eran estudiantes que no estaban legalmente en los Estados Unidos". La situación llevó a la DSF a renegociar el acuerdo con las Escuelas Públicas de Denver y con las autoridades municipales locales, alterando el monto máximo de las becas y el número de años seguidos que unos alumnos podría recibirlas. Esas renegociaciones culminaron este martes con la decisión de no otorgar becas a estudiantes sin seguro social. "No estamos tratando de evitar ayudar a esos muchachos. Si un joven no alcanza su verdadero potencial es un error por parte de la ciudad y por parte de todos", dijo Márquez. Por ahora, "no sé cuál sería la solución", finalizó el filántropo.

Descarga la aplicación

en google play en google play