Escúchenos en línea

Familiares de veterano de guerra latino se ponen de acuerdo para cuidarlo

Agencia EFE. Desde Mesa, Arizona. | 27 de Junio de 2007 a las 00:00
La esposa y los familiares del veterano de guerra Jesse Ramírez acordaron ante un juez trasladarlo a una clínica especializada después que el soldado recobrara el conocimiento y comenzara a comunicarse. Desde el pasado 8 de junio, el futuro y la vida de Ramírez, de 36 años, se encontraba en medio de una disputa legal, después que su esposa solicitara que se le retiraran los tubos que lo mantenían con vida. Su familia de inmediato solicitó la intervención de un juez de la Corte Superior del condado Maricopa, quien ordenó que el soldado fuera reconectado mientras se llevaban a cabo más estudios médicos y se nombraba un guardián legal. Ramírez recobró la conciencia el pasado domingo. Por el momento se puede sentar, dar abrazos y responder a sencillas preguntas con un "sí" o un "no". El veterano de guerra y padre de tres niños quedó en estado vegetativo después de un accidente automovilístico que sufrió la pareja el pasado 30 de mayo cuando discutían mientras transitaba en una calle de la ciudad de Chandler. De acuerdo con el reporte de la policía, Rebecca Ramírez discutía con su esposo debido a un número telefónico de un hombre que éste había encontrado en su teléfono celular. La mujer dijo a los investigadores que su esposo quería controlar sus movimientos, mostraba señales de depresión y que no tenia razones justificadas para sospechar que ella era infiel. "Toda la familia está muy contenta de que ha recobrado el conocimiento y se dispone a comenzar con su rehabilitación", dijo el juez Paul Katz, al anunciar el acuerdo ayer. "Jesse necesita su familia unida, no dividida", agregó. Mientras tanto, un abogado elegido por la corte será el encargado de velar por los intereses del veterano de guerra, así como de fungir de intermediario entre la esposa de Ramírez y su familia.

Descarga la aplicación

en google play en google play