Escúchenos en línea

México condena decisión del Senado ante reforma migratoria

El Universal. Desde Washington. | 28 de Junio de 2007 a las 00:00
El Senado de Estados Unidos dio un golpe aparentemente fatal al plan de reforma sobre inmigración del presidente George W. Bush y rompió las esperanzas de millones de indocumentados que buscan estatus legal, informó Reuters. México condenó de inmediato la decisión del Senado estadounidense, que habría abierto el camino para legalizar a entre 4 y 5 millones de mexicanos indocumentados en ese país, algo que ha buscado durante años. "El Senado de Estados Unidos comete un gran error al no reconocer un problema que está ahí y al evitar con su decisión de hoy darle una solución sensata, racional al problema migratorio que no se puede resolver simple y sencillamente con discursos", dijo el presidente Felipe Calderón en conferencia de prensa. "Es un problema (la inmigración ilegal) al que no se le hace frente y con esta evasiva del Senado norteamericano simplemente se agrava", subrayó Calderón en la rueda de prensa conjunta con el mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, de visita oficial a México. Los que apoyaban el proyecto, que fue el resultado de meses de negociaciones entre un grupo de senadores republicanos, demócratas y la Casa Blanca, se vieron disgustados por la votación. Rosa Rosales, presidenta nacional de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos, dijo que era improbable que el Congreso retome una reforma de inmigración antes de las elecciones presidenciales del próximo año. Algunos sindicatos también se opusieron al proyecto de ley, porque según ellos el programa de trabajos temporales podría generar una subclase de empleados con remuneraciones más bajas. Los grupos de inmigrantes han rechazado las medidas del proyecto que limitan la inmigración familiar. Los opositores republicanos dijeron que Bush debería abandonar una amplia reforma de inmigración y concentrarse en mantener fuera a los indocumentados.

Descarga la aplicación

en google play en google play