Escúchenos en línea

Activistas proponen nuevas acciones sobre ley de inmigración

Agencia EFE. Desde Los Ángeles. | 29 de Junio de 2007 a las 00:00
Líderes de las principales organizaciones y coaliciones de Los Ángeles condenaron el estancamiento en el Senado del debate de una reforma migratoria y propusieron nuevos rumbos de acción. "Nuestros líderes electos –personas que están supuestas a defender a los estadounidenses– fueron atemorizados por un pequeño grupo de promotores del odio contra los inmigrantes, que de ninguna manera representan la mayoría del público estadounidense, que continúa el llamado por justas, humanas y efectivas soluciones", afirmó Angélica Salas, Directora Ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de los Ángeles (CHIRLA). "Ahora, la Cámara de Representantes tiene una oportunidad para levantarse y actuar porque, con su inacción, el Senado nos ha fallado. Necesitamos un verdadero y rápido liderazgo de nuestros líderes en el Congreso, que no pueden abdicar su responsabilidad de ofrecer una reforma de inmigración justa y humana que beneficie a todas las comunidades", agregó Salas. La Alianza Nacional de Comunidades Caribeñas y Latinoamericanas (NALACC, inglés), consideró "lamentable" que el Senado no hubiera ofrecido una solución legal adecuada. "La obsesión de querer tratar al inmigrante de hoy como una amenaza y no como un invaluable contribuyente al bienestar y progreso de la nación, conllevaron en buena medida al colapso de la propuesta S. 1639", dijo por su parte Oscar Chacón, Director Ejecutivo de NALACC. "NALACC hace un urgente llamado al Congreso y al Presidente Bush para que retomen el tema apoyando propuestas legislativas específicas relacionadas con la reforma. Varias de estas propuestas cuentan con apoyo bipartidista y proveerían alivio a ciertas comunidades inmigrantes," agregó Chacón al pedir el apoyo de propuestas como AgJobs, Dream Act y otros esfuerzos similares dirigidos a resolver el caso de millones de solicitudes de residencia permanente. De la misma forma, la organización hizo llamado urgente al presidente Bush para decretar una moratoria en las redadas y las deportaciones. El alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, calificó la acción del Senado como "una gran decepción". "Creo que nuestra prioridad absoluta tiene que ser asegurar nuestras fronteras y ofrecer un camino a la ciudadanía para más de 12 millones de trabajadores indocumentados. Cerca del 70 por ciento de estadounidenses están de acuerdo con ese concepto general. Desafortunadamente el Senado lo rechazó", declaró el mandatario. De la misma forma, Roger Mahony, arzobispo de Los Ángeles, condenó la decisión del Senado. "Sin la reforma, nuestro sistema seguirá permitiendo la explotación de trabajadores, la separación de las familias y hará incapaces los esfuerzos para asegurar las fronteras de la nación. Cada día que este "status quo permanece, es una falla moral para nuestra nación así como para los legisladores". Dolores Huerta, co-fundadora del Sindicato de Trabajadores Agrarios Unidos, aseguró que los inmigrantes seguirán viviendo en medio del miedo. "Nuestra gente está viviendo en el terror ahora mismo, teniendo personas que tocan a la puerta en la mitad de la noche, llevándose a los padres y dejando los niños ciudadanos. Esto no puede seguir así. Esto tiene que parar", afirmó la líder sindical.

Descarga la aplicación

en google play en google play