Escúchenos en línea

Inmigrantes temen más deportaciones

Diario El Universal Desde Los Ángeles. | 29 de Junio de 2007 a las 00:00
Líderes comunitarios y religiosos aseguraron que la derrota de la iniciativa que buscaba la regularización migratoria de más de 12 millones de indocumentados supone un "fracaso moral" para Estados Unidos y el deslizamiento de toda una nación hacia un régimen de apartheid. "Me siento muy decepcionado porque, sin una reforma migratoria, el actual sistema seguirá roto y permitiendo la explotación de trabajadores (inmigrantes), la separación de miles de familias y traerá serias dificultades para garantizar la seguridad de nuestras fronteras", consideró el cardenal de la arquidiócesis de Los Ángeles, Róger Mahony. "Y cada día que pase, sin una reforma migratoria que termine con el actual estatus (de millones de inmigrantes indocumentados), supondrá un fracaso moral y político para Estados Unidos", aseguró Mahony. La noticia del fracaso, aunque esperada, causó indignación en organizaciones pro inmigrantes que culparon del hecho al ala ultraderecha del Partido Republicano. También culparon a legisladores, "más preocupados por el horizonte electoral de su partido que por los reclamos de millones de inmigrantes", según dijeron. "Hoy ha ganado la ultraderecha que, por cierto, se ha encargado de clavar el último clavo en el ataúd del presidente George W. Bush", aseguró Juan José Gutiérrez, del Movimiento Latino USA. "Y seguramente –añadió–, la ultraderecha y sus secuaces en el Senado y los medios de comunicación festejarán esta derrota que sólo conseguirá que Estados Unidos se deslice poco a poco hacia un régimen e apartheid". Algunos líderes recuperaban el aliento y trabajaban a marchas forzadas para recomponer la estrategia de la lucha en favor de una reforma migratoria. "Sabemos que la derrota es un hecho y lo único que nos queda ahora es apelar al poco capital que le queda al presidente Bush, para que acepte declarar una moratoria a las redadas y a las deportaciones que tienen aterrorizadas a miles de familias en todo el país", dijo Ángela Zambrano, Presidenta de la Alianza Nacional del Caribe y Latinoamérica (NALAAC). "Lo preocupante de esta derrota es que, a partir de hoy, las redadas, deportaciones y las iniciativas antiinmigrantes se multiplicarán por todo el país, advirtió Luis Ángel Nieto, de la Coalición en Defensa de los Derechos de los Inmigrantes en el Sur de California. Ofendidos por el tono republicano durante el debate migratorio, una mayoría de los hispano-estadounidenses se pronuncia ahora por los demócratas mientras aspirantes presidenciales de ese partido lamentan y denuncian el fracaso de una reforma migratoria en el Senado. Entre los hispanos, 11% se dijeron republicanos y 42% demócratas, de acuerdo con una encuesta de la empresa Gallup que precisó además que un 58% de los hispanos planea votar por los demócratas, contra 20% que lo hará por los republicanos. La forma en que se desarrolló el debate cambió lealtades hispanas y revolvió los cálculos políticos de cara a las elecciones de 2008, indicó Susan Page, analista política del diario USA Today, al subrayar que la encuesta de la empresa Gallup concede 59% de las preferencias hispanas a la senadora Hillary Rodham-Clinton, aspirante a la candidatura presidencial demócrata, quien también expresó su decepción por lo ocurrido.

Descarga la aplicación

en google play en google play